Home

Desde un plano mucho más sintético, me traslada “Heraldic Black Cherry” a aquellos años technicolor de “The Soft Bulletin“, “Deserter’s Songs”  y demás producciones de Dave Fridmann, y el reencuentro con esas estructuras abigarradas e inagotables resulta mucho más placentero de lo que esperaba. El tercer disco de los americanos Sun Airway (podéis escucharlo íntregramente en este enlace a su bandcamp) es uno de esos trabajos en los que uno puede perderse durante horas, siguiendo un itinerario siempre cambiante, en el que la sorpresa es lo único seguro. Mucho menos rockeros desde luego que los de Wayne Coyne, tan exuberantes y psicodélicos como la banda de Jonathan Donahue y -la influencia en los primeros trabajos del dúo era muy evidente; ahora sigue ahí pero de una forma más atenuada- desde luego muchísimo más digeribles que Animal Collective, en este último largo del grupo que forman Jon Barthmus y Patrick Marsceill lo mismo se asoman retazos de soleado synth-pop (“Carry Away” no queda tan lejos de las luminosas canciones de Azure Blue) que se vislumbran las caledoiscópicas imágenes del mejor dream-pop, trufado todo ello como mandan los cánones con los pertinentes interludios instrumentales/ambientales que aportan al conjunto una enorme solidez argumental, y arreglos orquestales de lagrimilla. (Y ojito que lo suyo no deja de ser bedroom pop, un proyecto de esos hecho con mucho cariño y los medios justitos, pero sin presupuesto para contratar a la Orquesta Sinfónica de Bratislava)

Elegir una canción como embajadora de este disco resulta tarea complicada, pues: las vistas son tan cambiantes y fascinantes (las de “Violent Gray” dan al patio de vecinos que comparte con The Sleepy Jackson; en “Small Fires” exploramos galaxias a las que el hombre nunca había llegado, “Landfall” es, sí, puro The Flaming Lips circa 1999) que uno aconsejaría al oyente que se deje llevar y entre tras el conejo blanco en la madriguera, dejando tras de sí todo tipo de juicios o expectativas. Quizá esta escalera al cielo titulada “FOAM” con la que se anunciaba el nuevo disco en los últimos coletazos del año pasado, sea una buena manera de introducirse en el país de las maravillas, con sus estribillos en crescendo y su hábil utilización de los samples, guitarras y sus mil y un arreglos… Telita marinera que músicos tan solventes tengan que andar buscando la manera de sacar su disco al mercado: si Dead Oceans se hizo cargo de la edición de sus dos primeros trabajos, para este último parece que se tuvo incluso que recurrir a Kickstarter, y finalmente parece que saldrá en una edición limitada en vinilo gracias a Sly Vinyl Records. Nosotros sí os queremos, Sun Airway.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s