Home

Venga, algo ligerito para esta mañana de lunes. La canción de hoy la trae un grupo llamado Resistor, de clara filiación synth-pop,  y que hasta el momento sólo ha publicado digitalmente un álbum, de título “First World Problems“. La cosa, no por trillada, deja de tener su gracia: habrá a quién le escandalice que por este blog no hayan asomado nunca la patita grupos tan populares como Chvrches y tal, y en cambio le preste atención a este grupo pequeñito e inofensivo….ah, amigo, así de volubles son los gustos de un menda, y como siempre he dicho:  los currículums, el pedigree y todo aquello está muy bien, pero a la hora de la verdad lo que importa son las canciones. Y vaya usted a saber por qué, unas llegan más lejos, y otras se desfondan antes de cruzar la línea de meta.

Vaya  también por delante que soy de los que piensan que la burbuja de los dúos chico-chica haciendo synth-pop debería haber estallado hace mucho, mucho tiempo, y esto no salva en modo alguno a los Resistor. El grupo (en lo esencial, el proyecto de Steve Goldberg, un tipo por lo que se ve curtidido en la escena musical de Filadelfia) no hace el menor esfuerzo por evitar los transitadísimos lugares comunes del género, e incluso incurre en algunos de los pecadillos más habituales entre aquellos del gremio que tratan de llamar la atención del público (¿Una versión synth-pop -cuántas llevamos ya- del “Video Games” de Lana Del Rey, a estas alturas?… La tienen. ¿Su propia lectura del tema principal de “Twin Peaks”?… La tienen). Y sin embargo, pese a esa incapacidad para esquivar gestos tan amateur, hay algo que le agradezco mucho a Resistor, y es el modo tan poco serio con el que se toman a sí mismos: en un género tan proclive al semblante grave y la estudiadísima afectación (que demasiado a menudo sirve para mal-disimular limitaciones y falta de imaginación), Goldberg muestra una saludable falta de prejuicios. Me estoy refieriendo, claro está, a la descacharrante versión de la sintonía de David el Gnomo (sí: ESA. Pero con vocoder y sintetizadores) que podremos escuchar en el disco, el simpático estribillo de “Narcissist” (cause I’m a narcissist / said my therapist / I see my reflection and I can’t resist), el divertidísimo vídeo que acompaña justamente aquel primer single, o los brillantes  versos que podremos escuchar en “Vincent Van Gogh“, a la altura de los firmados por los singularísimos Sparks: “I’d like to be lauded posthumously  / and make you all sorry for not listening to me / It worked for Nick Drake and for Edgar A. Poe / Franz Schubert, John Toole, and Vincent van Gogh“.

En lo musical, no encontraréis en “Cordless Phone” nada que no hayáis encontrado ya en himnos recientes del género (supongo que el  “A Real Hero” de Electric Youth sería la referencia más obvia), aunque debería gustarnos del mismo modo en que nos/os gustaron aquellos. Menos refrescante que las canciones antes comentadas, pero desde luego la mejor que han firmado hasta el momento. Sumadle un par de truquitos no demasiado sutiles, pero de esos que siempre funcionan (un poquito de francés por aquí, un poquito de conversación telefónica por allá) y tendréis un buen motivo para darle una escucha a esto que sigue: no salvará a nadie de nada, pero nos permitirá al menos soltar un poco del pesado lastre del lunes, y elevarnos por encima de las nubes. Y oye, encima puede descargarse de forma gratuita haciendo click en el boton de la flechita…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s