Home

Allá los puristas, los guardianes de la ortodoxia, los paladines de la autenticidad. Allá ellos, oye, si prefieren enredarse en un debate infinito y estéril sobre apropiacionismo cultural, los límites del buen gusto, los mecanismos de la industria discográfica para la promoción de un producto musical, y el nuevo chonismo ilustrado. Toda esta controversia en torno a Rosalía me parece muy bien, me parece fatal, me parece una absoluta pérdida de tiempo. No me interesa cómo se llama, no tengo el menor interés en desentrañar estas canciones desde una perspectiva genealógica, arqueológica, quirúrgica. Que se diviertan con sus tests de paternidad, sus análisis de ADN, las dolorosas comparaciones y las pruebas irrefutables, que yo prefiero pasar ese rato oyendo esas canciones. Allá se queden, bisturí en mano (el diccionario en la otra), decidiendo por nosotros si esto debería (o no) gustarnos, que yo no hago daño a nadie, y a mi “El Mal Querer” (que me disculpen) sí que me gusta. Que ganen si quieren la batalla, para ellos el buen criterio, el premio al sentido común, la fuerza de la razón, alcanzada con aplastantes argumentos. Que no pierdan ni un minuto más en argumentar, en explicarnos, no hagan click, no sigan leyendo:  es verdad que yo creo en el hype, pero también creo que ellos se la están perdiendo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.