Home

A menudo me pregunto, no os creáis, por qué (nueve años van ya) aún sigo haciendo esto. Lo del blog, lo de las listas, lo de seguir dando la turrada a gente inocente escribiendo con más bien poco criterio sobre canciones, cuando no escribiendo por-culpa-de-ellas-pero-ni-siquiera-sobre-ellas. Afortunadamente, la realidad es muy tozuda y el contador de visitas dicta sentencia de forma rotunda e implacable: hey, Sr. Helvetica, si lo haces es porque quieres, porque esto no le interesa a nadie. O a muy poquitos, vaya. Los números están ahí, son los que son, y ni un servidor es músico (¡ojalá lo fuera, qué envidia me da leer a gente como Jaime (Popcasting) que no sólo tiene una vastísima cultura musical sino que encima es capaz de descubrir la magia en el mecanismo!) ni es crítico (para eso hace falta fundamento), ni es periodista, ni nadie se lo había pedido, en realidad ¿Que por qué sigo haciendo esto? La verdad: no tengo ni idea. Creo que lo hago porque necesito hacerlo; lo que no sé muy bien es para qué diablos lo necesito. De hecho, a menudo dejo que pasen las semanas sin escribir nada, comprobando que absolutamente nada malo sucede: el mundo continúa, la gente sigue encontrando motivos gordísimos para indignarse en twitter, el puto COVID sigue fastidiándonos con la cuarta ola, la quinta ola, la sexta y la antepenúltima ola; nadie quema contenedores ni se manifiesta en las calles reclamando su verborreica ración de opiniones. Otras veces fantaseo con marcarme un Felt (10 discos y 10 sencillos en 10 años, eso sí que es tener un plan) y aprovechar el que será el décimo aniversario exacto desde que empecé con The Songs We Love -será en octubre de 2022- para hacerlo coincidir con la entrada dedicada a la canción número 1.000, y luego simplemente desaparecer: sería una forma de acabar con dignidad, porque de alguna forma parecería que todo responde a un plan (fallido, es verdad) al menos prediseñado y bien intencionado. Lo que no sé es si, llegado ese momento, seré capaz de hacer algo que ciertamente se me da bastante mal: permanecer con la boca cerrada. Ya veremos.

FAVORITAS 2021: ni «Las Mejores Canciones Del Año», ni «he escuchado todas las canciones que se han publicado en 2021 y he realizado esta selección para vosotros, simples mortales», ni (¡ni siquiera!) «canciones de 2021»: alguna se avanzó en el último trimestre de 2020 pero no la descubrí hasta que finalmente fue publicada en formato largo este año, y me he hecho trampas a mi mismo, ese es el nivel. Vamos a dejarlo, por tanto, en FAVORITAS. Hecha esta selección, eso sí, con mucha pasión y mucho cariño: a fin de cuentas, la gloria sólo es para aquellas que caben en el CD (una cosa redonda y plana con un agujero en el centro) que me grabo para el coche, así que me tomo mi tiempo y le doy todas las vueltas que sólo un fan puede dar a semejante chorrada.

Por aquello de no olvidarme de ninguna de esas otras canciones que más me han acompañado en este año, el habitual listado de MENCIONES DE HONOR de THE SONGS WE LOVE, que podéis escuchar en el enlace a SPOTIFY justo al final de la entrada y que completa mi selección hasta 50 pistas ¡Vamos con ellas!

50 Number Eight Wire – Ed Dowie
49 Stop Making This Hurt – Bleachers
48 I Hope I Never Fall In Love – The Reds, Pinks & Purples
47 New Normal – Gary Louris
46 Superstar – Beach House
45 The Fine Line Of Quiet Life – Fur
44 Book – Dima Pantyushin & Sasha Lipsky
43 Boing Beat – Danny L. Harle
42 Cashing In – Dean Wareham
41 Average Joe – Oscar Scheller
40 Safeword – Rhye
39 Parking Lot – The Weather Station
38 Jaywalker – Andy Shauf
37 Bitter – Evripidis And His Tragedies
36 In Need Of Repair – Band Of Horses
35 Late Arcades – Real Lies
34 Fall In Love – Caroline Kingsbury
33 Golden Age – The Coral
32 Don’t Walk Away – Low
31 Emotion (feat. Wild Nothing) – Molly Burch
30 Sara Jo – Alex Cameron
29 Amanecer (con Rigoberta Bandini) – Alizzz
28 I Do This All The Time – Self Esteem
27 Via Torino – Cabiria
26 Cody – The Killers
25 Say What You Will – James Blake
24 NDA – Billie Eilish
23 Bewildered – The Lodger
22 Nobody’s Fault – Benny Sings
21 Be Sweet – Japanese Breakfast
20 Kiss Of Life (feat. Jessie Ware) – Kylie Minogue

Y ahora sí, por fin, mi muy querida colección de CANCIONES FAVORITAS DE 2021:

19. I Lied – Lord Huron: «Leí tu carta por la mañana junto al lago y lloré / Eran lágrimas de alegría, mis cadenas finalmente se rompieron / Hice el voto de estar a tu lado hasta el día en que muriera / Te dije que nunca podría vivir sin tu amor, pero mentí» Todavía no sé si me parece hermosísimo, o terrible. Me deja tocadito.

Lo único que importa

18. Lo Único Que Tengo – Betacam: Bailar de lejos no es bailar: bien lo sabe el bueno de Betacam que se nos pasa a la canción melódica con esta preciosidad en la que no queda ni rastro de italodisco, ni del pop con guitarras que parecía explorar en las canciones de su último EP, ni lugar (¡gracias!) para la perspectiva irónica que cubre de caspa todo cuanto alcanza. No se puede decir de una forma más simple, no me puede parecer todo más bonito, no puedo estar más a favor de «Lo Único Que Tengo«. Es bailar.

Requin Chagrin: Viraje al azul

17. Volage – Requin Chagrin: Se abre el mar de nubes que teñía de grises la música de Requin Chagrin, en «Sémaphore«, y las nuevas canciones de los franceses ascienden en un espléndido cielo azul hasta la estratosfera. Ni bien, ni mal, tan solo distinto: la capa de reverb le sentaba de maravilla a la voz andrógina de Marion Brunetto, pero ahora su melancolía se expande y adopta dimensiones cósmicas (…) Una de esas canciones capaces de obligarte a detener lo que fuera que estés haciendo para tratar de entender cómo está hecho el prodigio.

Dadme veneno, que quiero morir

16. Poison – Xeno & Oaklander: El segundo sencillo con el que el dúo de minimal wave Xeno & Oaklander anticipó su nuevo largo, de título «Vi/deo«. Que conste que en esta pista, de minimal, más bien poco: los de Brooklyn se entregan al hedonismo más despatarrado sobre un festín de beats, más cerca de Dead Or Alive que del lado oscuro y frío de los sintetizadores ¡Auténtica Xeno-mania, jejeje! Me pone de muy buen humor, me da unas terribles ganas de ponerme a bailar, y se vino directo a mi lista de canciones favoritas de 2021: si es el de «Poison«, dadme veneno, que quiero morir.

15. The Other Black Dog – Genesis Owusu: El espíritu del punk, el latido electrónico, el fraseo del rap: todo a la vez. Tan simple que parece mentira que nadie se le haya ocurrido hacerlo antes, tan efectivo que sólo cabe la sumisión a los beats; Owusu se ríe con sus dientes dorados de sus propios demonios internos, al tiempo que parece extender su dedo corazón hacia todos aquellos que (todavía) no se han cansado de repetir que en música está ya todo inventado.

Pensé que nunca diría esto: ¡han vuelto ABBA!

14. Don’t Shut Me Down – ABBA: OHDIOSMIO. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA. CANCIONES NUEVAS DE ABBA.

Mensajes desde el santuario

13. Sanctuary – Hiss Golden Messenger: Buscan M.C. Taylor y los suyos un lugar de sosiego, lejos de los días convulsos que se viven en su país, y por el camino se encuentran con este hermoso santuario, un auténtico remanso de paz, o como el mismo M.C. explica, un «refugio en la tormenta» (…) A eso se le suma un mensaje lleno de esperanza (el compromiso político de Taylor es reflejado a menudo en sus canciones, pero siempre desde una calma alejada del activismo ruidoso) y que aboga por algo tan sencillo como difícil: tan solo, simplemente, hacer lo correcto.

TWOD en TSWL: sí, otra vez

12. Wasted – The War On Drugs: La Mi paradoja con The War On Drugs es esta: no se me ocurre qué podría hacer el sexteto de Philadelphia (probablemente, la banda en activo que más entusiasmo me suscita) para gustarme más, pero tampoco sé cuántos discos más podrán publicar Granduciel y los suyos sin que la perfecta fórmula de rock-para-padres presente signos de agotamiento, y ese entusiasmo ceda ante la inevitable sensación de déjà-vu (…) Otra ración de eso con lo que me conformo cada dos años: nuevas canciones (otras más) de The War On Drugs. Emocionantes, crepusculares, hermosas, clásicas a su manera. Canciones de esas que te hacen sentir, desde la primera escucha, que siempre estuvieron ahí, y que nunca te abandonarán.

Uyuyuy mi gato hace uyuyuy

11. Jimi & Stan – Strand Of Oaks: Tim Showalter se la juega a «todo-o-nada», pero -doy por sentado que más de uno discrepará conmigo en este punto- le acaba saliendo bien. Parte de un planteamiento como poco «arriesgadito», el hipotético encuentro más allá de esta vida entre Jimi Hendrix y Stan, el gato muy querido por Showalter que murió recientemente; pero en vez de ser una cosa ridícula -porque DEBERÍA ser ridícula- suena como el emocionante cruce entre la épica de unos Band Of Horses y unos sintetizadores robados a Adam Granduciel (The War On Drugs). A-já, estamos hablando de la típica canción sobre Hendrix y un gato saliendo por ahí de marcha, yendo a conciertos y contemplando las estrellas: compro.

10. The Motions – Daniel Romano’s Outfit: No conocía al canadiense Daniel Romano, y eso que se trata de un músico al que en cualquier texto sobre él escrito acompaña siempre el adjetivo de prolífico. Por lo que he podido leer, el tipo y su banda no paran de publicar discos a una velocidad de vértigo, algo que quizás no ayuda en el reconocimiento de su rock de raíces bien bañado en pianos Wurlitzer. El caso es que acaban de publicar este pasado 10 de septiembre un largo (ya veremos si es el último que lanza este año, porque al ritmo que lleva..) de título «Cobra Poems«, en el que despuntan una «Nocturnal Child«, de clara filiación stoniana, y esta maravillosa balada en la que cede el protagonismo vocal a su compañera de andanzas, Julianna Riolino. Las estrofas parecen sacadas del manual (versión USA) de «Cualquier-Tiempo-Pasado-Fue-Mejor», pero cuando llega el delicioso juego de voces del estribillo uno se siente tentado a dar toda la razón al autor del libro ¡Pero qué cosa más bonita, jobar!

Que todos los errores fueran así

09. The Best Mistakes – The Divine Comedy: Hay que querer a Neil Hannon: presenta el recopilatorio «Charmed Life. The Best Of The Divine Comedy«, y lo hace incluyendo junto a algunas de las canciones más bonitas de su increíble carrera una pista inédita titulada «The Best Mistakes» y dedicada, eso dice, a los mejores errores por él cometidos.

Perfecta tormenta eléctrica

08. Heavy Days – Still Corners: Cambio de tercio para Still Corners: ya me gustaban mucho cuando sonaban lánguidos y narcóticos, pero lo de «Heavy Days» ha sido todo un fabuloso volantazo del dúo angloamericano que los coloca en la pole position de 2021. ¿Adiós al dream-pop para Tessa Murray y Greg Hughes? Es pronto para decirlo, pero la pulsión motorik de esta pista los propulsa a un excitante lugar inédito en el que colisionan la urgencia de unos, digamos DIIV («Doused«) con los sintetizadores más obsesivos del pop de los ochenta (pongamos por ejemplo unos OMD) ¡Me vuelve loco!

Retroplacer

07. What I Need – Pearl Charles: Un disco que se abre con ese festín nostálgico cubierto de oropel que es «Only For Tonight» difícil lo tenía para no gustarme: en esa canción conviven ABBA, el soft-pop setentero más excelso y la dosis exacta de americana para dar una cobertura crujiente a la dulcísima receta. Pero ojo que la cosa no va de disco-pop (tampoco me hubiera importado): Charles viene de donde viene (empezó en el mundo del country, y lo de «cantautora» le empieza a quedar un poco raro, a tenor de lo escuchado) y la lente cubierta de vaselina a menudo se vuelve mucho más atrás, primero hacia Fleetwood Mac, y en último lugar hacia Carole King o (The) Carpenters. ¿Pastiche? La angelina no tiene miedo a hacer el ridículo y sale victoriosa del envite.

Petándolo (como suelen)

06. Like I Used To – Sharon Van Etten & Angel Olsen: Tan buenas como de costumbre, tan infalibles como ya es habitual en ellas: Van Etten y Olsen se han acabado convirtiendo con el discurrir de los años en dos figuras im-pres-cin-di-bles de la música anglosajona, y el himno altamente inflamable que nos regalaron a dúo este 2021 está incluso por encima de las expectativas que cabía esperar. Hija bastarda de Springsteen, una de esas canciones que saben a clásico desde el primer momento que la escuchas.

Qué bien nos lo pasamos

05. Wet Dream – Wet Leg: Dos minutos que se pasan como si fueran dos segundos, unas estrofas que se cierran como un contagioso ataque de risa después de haberte pillado touching yourself, touching yourself, y de propina una patada (en los huevos) a «Buffalo ’66», la película de Vicent Gallo en la que el protagonista secuestra a una chica, la amenaza con matarla si no hace todo lo que él dice , y la chica- ay Dios mío- por supuesto acaba enamorada de su asqueroso maltratador. Un, dos, tres, cuatro: a la mierda todo eso. Sólo es un juego, y las Wet Leg saben jugarlo muy bien.

Tan sólo unos y ceros

04. Chaeri – Magdalena Bay: una pieza de synth-pop que arranca con la introspección melódica de unos, digamos, Chromatics, pero que enseguida es proyectada hacia el oscuro hiperespacio a través de la yuxtaposición y los giros más inesperados (…) Convence desde su inicio, pero en ningún momento dejan Matthew y Mica que discurra por lugares comunes, y llevan el tema serpenteando por donde quieren hasta desembocar en una fenomenal catarsis digital, casi trance. Son sólo unos y ceros, unos y ceros, pero los ojos se llenan de estrellas.

Yo sí te quiero, Matt

03. The Oldest Trick In The Book (feat. Bedouine) – Matt Maltese: Criminalmente infravalorado por la crítica y el público, el músico anglo-canadiense sigue a lo suyo y acaba de sacar el que es ya su tercer largo, de título «Good Morning It’s Now Tomorrow«, con unas composiciones de exquisito chamber-pop que vuelven a brillar muy por encima del reconocimiento por ellas alcanzado. Son trece canciones que permiten apreciar una evolución desde el arrebato crooner de su debut a una tonalidad, quizás más madura y doméstica, pero que no renuncia a la emoción (…) Orfebrería pop, en el más puro sentido del término: yo sí te quiero, Matt.

Connor, qué simpático

02. So Simpatico – Villagers: Debilidad absoluta por esos maravillosos siete minutos de puro sol que bajo el título de «So Simpatico» fueron publicados a primeros de julio: cómo decir que no a una canción que rebosa AMOR por todos sus poros, y que en su inmaculada factura no tiene nada que envidiar a las más bonitas canciones de Neil Hannon, ese otro irlandés ilustre. No sobra ni falta nada: ni la ascendente melodía, ni esos saxos al final trazando volutas de felicidad en el aire, ni la simplísima -pero terriblemente eficaz, cuánto mejores son las cosas cuando van al grano- declaración amorosa que se desborda en el estribillo. Escuchándola y dejándose acariciar por ella, uno sólo puede desear que, al menos una vez en la vida, alguien te quiera así.

01. Holy Rose – Fruit Bats: El llamado incendio de Tubbs fue un incendio forestal acontecido en el norte de California durante octubre de 2017, el más grave y destructivo de los acontecidos en la historia de California hasta aquel momento, quemando enormes extensiones de los condados de Napa, Sonoma y Lake, e infligiendo el mayor castigo a la ciudad de Santa Rosa (el cinco por ciento de las viviendas de aquella población fue destruido por el fuego, sin ir más lejos). En el momento de su contención, el 31 de octubre, se estimó que el fuego había quemado un total de 36,810 acres (149 km²) y que al menos 22 personas habían muerto en el condado de Sonoma por su causa.

Annie Beedy es natural del condado de Sonoma y se dedica a la fotografía. En su trabajo, ha tenido ocasión de retratar a músicos de renombre como James Mercer (The Shins), Andy Cabic (Vetiver), Eric Earley (Blitzen Trapper) o Eric D. Johnson, alma mater de Fruit Bats (también miembro de The Shins entre 2006 y 2011), con quien se acabaría casando en 2011. En 2017, Annie sólo pudo contemplar desde la distancia como ese monstruo incontrolable de fuego y humo convertía su infancia en cenizas, la devastación que devoraba los árboles, las casas, los recuerdos, todo aquello que era el fondo de su niñez. Hubo una foto que no ardió, porque había estado siempre colgada en la puerta de la nevera en la casa que Annie y Eric comparten: la había tomado su madre a principios de los 70, antes de que ella naciera, y en ella se veía a su difunto padre con el perro familiar. A ambos siempre les gustó esa foto, y cuenta Johnson que cuando llegó el momento de pensar en la portada de «The Pet Parade«: «teníamos un montón de imágenes y esa del padre de Annie estaba en el montón, pero probablemente era la quinta opción o incluso por debajo.«. El perro de la foto mira a cámara, qué cosas, justo como el ciervo que lo hacía desde la portada de «Gold Past Life» (Merge, 2019).

Eric D. Johnson escribió «Holy Rose» como una canción de amor para los nativos de aquel trozo de tierra arrasado por el fuego. Empieza como una vieja balada de los 50, pero al llegar el primer estribillo, la emoción se dispara en un grandioso crescendo. Las guitarras abrasan, el corazón se enciende, el pasado da paso al presente en un gesto trágico. Cuando la canción alcanza su tercer minuto, ardemos en un fuego en el que curvan viejas fotos justo antes de desaparecer para siempre: el espectáculo de «Holy Rose» es ya el de un hermoso, terrible, infinito, monumento en llamas.

* * * *

Y como de costumbre, por aquí dejo el enlace a la playlist de mis 50 canciones favoritas de 2021 en Spotify. Son tan sólo 50, y son tan sólo canciones, pero podéis creerme: les debo mucho.

Favoritas 2021+ Menciones de Honor en Spotify:

7 pensamientos en “Favoritas 2021

  1. Un año más comentando aquí esta lista. El quinto consecutivo. Por supuesto, felicidades por el gran trabajo. Me encantan estas listas.

    Lo que me ha llamado la atención es lo siguiente:
    – ¿En serio Boing Beat? Ay mi cabeza. Me gusta la electrónica, pero esto parece sacado de un recopilatorio de Maquina Total de los 90.
    – Me alegra que menciones a Caroline Kingsbury. Estuve a punto de meter «Fall In Love» en el top del año 2020. Este año nos ha sorprendido con «Kissing Someone Else» que también está muy bien.
    – También es de agradecer la mención a Strand Of Oaks. Está muy poco reconocida su música. Aunque de este año, prefiero otra canción suya. Lo mismo digo para Pearl Charles o The Coral.

    Mi top 100 como cada año estará listo el 1 de enero. Coincidiremos en dos canciones 🙂

    Saludos Musicales.

    • ¡JAJAJA! Me encanta tu alusión a Máquina Total porque SÍ, se trata justamente de eso: en un año tan marcado por el COVID, el disco de Harle se atreve a reivindicar el garrulismo más físico, un auténtico ejercicio de libertad en días de confinamiento. Entiendo completamente tus objeciones, y te agradezco ¡un año más! tu fidelidad a esta pequeña bitácora ¡Deja por aquí el enlace a esta lista cuando la tengas hecha, seguro que hay canciones estupendas que ni siquiera he escuchado!

      • «el disco de Harle se atreve a reivindicar el garrulismo más físico, un auténtico ejercicio de libertad en días de confinamiento»

        Pero es que premiar eso por encima de gente que se trabaja más las cosas…. I can’t.

        «¡Deja por aquí el enlace a esta lista cuando la tengas hecha, seguro que hay canciones estupendas que ni siquiera he escuchado!»

        Tan sencillo como pinchar en mi nick 😉

        Saludos Musicales.

  2. Si desaparece la lista, que será lo siguiente, ¿el cava?, ¿las neulas? demasiadas miserias llevamos como para pensar en vivir sin favoritos.

    Thanks, siempre es el regalo de Navidad más esperado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.