Home

Coitus interruptus. Y además no una, sino varias veces. El cabrón de Doug Tuttle nos deja con la miel en los labios en varias de las pistas que integran su último trabajo, como si poseído por un extraño virus el de New Hampshire se viera impelido a abortar abruptamente sus pluscuamperfectas melodías en cuanto estas se acercan a la (peligrosa, por lo que se ve) barrera de los tres minutos. Y no, no puede ser casualidad: sólo tres de las quince canciones contenidas en “Peace Potato” consiguen rebasar, a duras penas, esa duración, en un gesto tan intencionado como nítido, y que parece estar diciendo: “Hola, soy Doug Tuttle y puedo hacer unas canciones cojonudas, pero sólo (con perdón) si me sale de los huevos”. El caso es que “Peace Potato” hay que escucharlo así, y no queda otra: como una secuencia apabullante de ideas que basculan de la perfección beatleiana (sobre todo, George Harrison) al sonido de la cuerdas mágicas de la escuela McGuinn, y que en su gloriosa pero breve redondez, nos deja siempre insatisfechos. Doug cortarrollos.

Que Doug Tuttle es bueno ya lo sabíamos: a mí me conquistó en su disco del año pasado (no en vano podéis encontrar su “Falling To Believe” en mi selección de canciones favoritas de 2016), pero si algo deja claro su continuador de 2017 es que puede ser aún mejor:  los arpegios de la pista instrumental que da título al álbum deberían constar en cualquier top de filigranas de 2017, “You Have Begun” es la mejor posibilidad de unos The Byrds inéditos, y “YCNTIOYO” un bocado irresistible para cualquier fan del mejor pop psicodélico. Pero este no es un álbum “de canciones”, como digo, este es un disco que -creo- sólo puede bien entendido cuando es escuchado en su integridad, como una maravillosa exploración en la que al  descubrimiento de una hermosa flor rara sucede su imprevista desaparición, pero de sus semillas aún ha de germinar ante nuestros ojos un asombroso y nuevo tapiz vegetal.

De modo que yo aviso: no os encariñéis demasiado con alguna de estas canciones. No, lo digo en serio: no os unáis con demasiada confianza a la bella tonada de “Only In A Dream“, no depositéis vuestra esperanza en la melodía celestial de “Not Enough” o esta increíble “Can It Be“, no os abandonéis a la narcotizante lisergia de “Don´t Worry” o “Home Again“, etc, etc; cuando parece que faltan unos pocos metros para la cumbre, cuando estáis casi rozando ya la gloriosa línea que corona el ascenso por la pradera multicolor, sólo os espera la inesperada y cruel caída al abismo de un silencio mortífero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s