Home

Músiquita de fondo, muzak inofensivo, sonido ambiental con el que mantener a los lectores entretenidillos en la sala de espera mientras no llegan entradas de más enjundia. Y no es que no haya buenas canciones sobre las escribir, mira si las hay, es que un menda anda últimamente muy cansado entre sus -por el momento, infructuosos- intentos de ganarse la vida con dignidad, y la inagotable lista de tareas pendientes que nuestra pretensión de cambiar de domicilio no deja de alimentar. En fin, lloriqueos aparte, que ando muy necesitado de musiquitas de fondo sobre las que reclinar la cabeza, y nada mejor que una (casi) novedad de los blandenguísimos Air para poner fondo mullido a unos días francamente antipáticos.

Lo de la casi novedad tiene su explicación: “Adis Abebah”  (ni “Addis Ababa” ni “Addis Abeba” ¿Será esta otra curiosa manía de los franceses, como cuando decididieron titular uno de sus mejores discos con “Talkie Walkie” , en lugar del habitual “Walkie Talkie”?) es uno de los temas con los que Godin y Duncke promocionan un recopilatorio aún más innecesario de lo que sus mayores críticos hubieran podido imaginar, y aunque no es técnicamente un inédito (por lo que se ve, formó parte de la banda sonora de una película, allá por 2010), lo cierto es que había pasado prácticamente desapercibido para los medios, y no ha conocido un lanzamiento oficial hasta ahora. Y el tema no está mal, la verdad: para los tostones que han entregado a veces los de versalles, la pista no sólo acaricia el oído con una agradable melodía de saxo (¿será el título un apunte de una pretensión de arrimarse a la suave cadencia y las hipnotizantes armonías del ethio-jazz de Mulatu Astatke y compañía?), sino que además nos ahorra las voces de pito del dúo, que es algo que llevo cada vez peor, y se circunscribe a lo estrictamente instrumental, el terreno que mejor se les ha dado siempre.

La canción cierra el segundo disco de “Twentyears“,el centrado en las rarezas y los inéditos del grupo. (La verdad es que el primer volumen, al menos para los que durante unos cuantos años compramos los álbumes del grupo, no tiene demasiado interés: ¡cinco! de esas diecisiete canciones podemos encontrarlas en el legendario “Moon Safari“, sin ir más lejos). Entre las pistas que no conocía, una “Indian Summer” en la que los franceses mariposean con un sitar, y una edulcoradísima “Roger Song” que ni de lejos logra reverdecer los laureles de un grupo con una acusada procilividad a lo cursi, pero que cuando quiere puede (o podía, casi habría que decir) hacer canciones emocionantes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s