Home

Qué cosa más bonita, este “Skip A Sinking Stone” de Mutual Benefit. El disco con el que Jordan Lee da continuación a su celebrado “Love’s Crushing Diamond” es de esos discos capaces de reconciliarle a uno con la humanidad, un absoluto placer para los oídos y un remanso de paz para el alma: tanto su primera parte, creada por Lee mientras viajaba por el mundo presentando las canciones de aquel estupendo debut y en el punto álgido de una relación sentimental, como su segunda mitad, más sombría y melancólica, gestada cuando el artista ya se encontraba viviendo en la ciudad de Nueva York, lejos de sus amigos y con su relación con su pareja atravesando una pequeña crisis. (No por nada, la primera mitad se abre con una pista instrumental titulada “Madrugada“, mientras que la encargada de abrir la segunda cara recibe el título de “Nocturne“).

Bonita o rebonita: el delicado pop-folk orquestal del de Texas alude a placeres tan simples como hacer botar una piedra sobre el agua de un estanque, pero lo cierto es que semejante despliegue de arreglos de cuerda, vibráfonos, flautas y arpegios de lagrimilla es de todo menos sencillo. Ni siquiera cuando la fórmula parece depurarse (tomemos por ejemplo el caso de “Not For Nothing“, el sencillo muy Bright Eyes con el que se anticipó la publicación del nuevo trabajo de Mutual Benefit) se suspende la magia: la delicada voz de Lee llega a nosotros envuelta en un dorado halo sanador del que no podemos apartar nuestra atención, tan hermoso es su fulgor. Y cuando estas canciones parecen dispuestas a caer sobre el polvo del desierto (el folk casi fronterizo de esta maravillosa “Lost Dreamers” que hoy suena aquí) o la fea realidad de nuestro mundo (las alusiones al asesinato del norteamericano Eric Garner mientras era arrestado por la policia neoyorquina)  las mismas no llegan a tocar el suelo,  y quedan como levitando con gracia sobrenatural, acercándose a los difusos límites de todo aquello que solemos englobar bajo la etiqueta de dream pop.

Por algún mecanismo no del todo claro, “Skip A Sinking Stone” me trajo a la memoria el recuerdo de mis primeras escuchas de “Becoming a Jackal“, de Villagers: la misma sensación de música de raíces revestida con facinantes y misteriosos ropajes, la misma deliciosa indefinición entre sueño y realidad, esa fabulosa cohesión entre los temas que a veces parece incluso desdibujar sus límites… Presiento que este es uno de esos discos a los que no voy a poder dejar de volver, una y otra vez..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s