Home

Atentos, que esta es de las buenas, de las canciones de apuntarse para escuchar luego en casa, de las de repetición en bucle, auriculares y ojos cerrados. Tanto me gusta “Falling To Believe” que a fecha de hoy me confieso incapaz de renunciar a mis (por lo menos) tres dosis diarias, y asumo como un hecho irreversible que la canción de Doug Tuttle va a convertirse en una de esas fijaciones que orillan con el límite de lo razonable. Por eso está hoy aquí.

It Calls On Me“, el nuevo disco de Doug Tuttle (venga, no voy a tirarme el moco: yo tampoco lo había escuchado hasta este año), se publicó a mediados de febrero gracias a la labor de Trouble In Mind Records, pero no ha sido hasta la recomendación de gente con criterio (haced caso SIEM-PRE de la gente con criterio y nunca os arrepentiréis, amigos) que me he acercado a la obra de este hombre. En buena hora lo hice: el disco de Tuttle es un fabuloso compendio de acid folk y pop psicodélico de filiación setentera que debería entusiasmar hasta lo histérico a todos los que -no es mi caso, lo confieso- babean con lo de (por ejemplo) Woods. Tengo melotrones, tengo guitarras de 12 cuerdas (¡benditos Byrds, cuánto bien han hecho!), tengo encanto lo-fi, tengo melodías imborrables, tengo un rollo vintage de lo más fardón y por tener tengo hasta asociaciones inevitables con su compañero de sello, el talentoso Jacco Gardner: lo tengo todo, mecachis.

Un repasito por encima a los gozos que os esperan en el trabajo de este antiguo miembro de la banda de psych-rock Mmoss, ahora reconvertido en profeta de la cosa jangly y con más de un punto en común (con este primero, hasta en la imagen) con Kurt Vile y un montón de gente más: desde que empieza a sonar “A Place For You” los rayos de sol lo inundan todo, bañando de un hermoso color dorado las partículas de polvo suspendido en el aire. Las guitarras de la pista titular dejan claro que Tuttle es un virtuoso del instrumento que nada tiene que envidiar a Jonathan Wilson en la reivindicación de los sonidos Laurel Canyon, pero apenas hemos terminado de cerrar la boca cuando ya está sonando “Make Good Time“, una canción fabulosa que pondrá a más de uno a buscar el nombre de Roger McGuinn entre sus créditos. No, no está, pero como si estuviera, oye, y a lo mejor no debería seguir por aquí porque sino, acabaré citando a Syd Barret, The Coral (pasados por la turmix psicodélica setentera), CSN&Y y hasta Fairport Convention. Demasiados nombres de los de letra grande, desde luego, pero también una (buena) señal de que Doug Tuttle rehúye el cómodo ejercicio de calco y va mucho más allá de la ensoñación nostálgica.

Y eso que aún no he hablado de lo que más me gusta, y que no es otra cosa que la tríada de canciones que conforman “Falling To Believe“, “On Your Way“, y “Saturday-Sunday“: nadie en su sano juicio que escuche alguna de ellas será capaz de renunciar a ponerse otra de las nueve canciones que integran el álbum. Muy en particular, la melodía desvaída  y las flautas (¡que flautas!) de la primera de las tres me tienen enganchadísimo, obsesionado más bien, atrapado en un sueño borroso del que uno no conoce muy bien el significado, pero del que en modo alguno quisiera despertar… hala, decidido: a la carpeta de favoritas.

Un pensamiento en “Falling To Believe – Doug Tuttle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s