Home

A ver, que yo no dije nada cuando os dio el arrebato aquel tan fuerte con lo del electroclash, y mira que a mí me divierte también la frivolidad, de vez en cuando, pero no tragué con la ingente cantidad de caraduras que trataron de vendernos gato por liebre. Pero ahí estuve, calladito, sin decir ni , replegado en mi desconcierto para no chafarle la fiesta a nadie. Y más tarde, cuando algunos (no sólo Pitchfork: muchos) dijeron que qué fantástico lo del “I Love It” de Icona Pop, yo volví a retirarme a mi rincón de indie despechado, sintiéndome un poco culpable por lo que evidentemente no eran más que prejuicios por mi parte, esnobismo injustificable contra la música verdaderamente popular, y consecuencias directas de una incompleta educación musical. Pero oye, es que aún hay más: que hay que ver qué perra os ha dado este año con lo de los Pvrr Gunxx, o Pxurr Gvn, o Pxxr Gvng o como se llamen. Que sí, que de actitud van sobraditos, pero uno no puede evitar sentirse extraterrestre cuando lee las críticas de medios muy respetables, ensalzando las maravillas de un tema de hip-hop titulado “Blanqueamiento De Ano“, y señalando a estos chicos como lo más relevante acontecido en este año en la música de nuestro país. ¿Y me habéis oído siquiera protestar? Nada. Reservándome mi opinión (no lo dudéis: también tengo una) sobre todos ellos. Vive y deja vivir. Paz, hermano.

De modo que ahora no se me lleve nadie las manos a la cabeza por esto que viene a continuación. Que ya me tocaba a mí una ocasión para defender lo indefendible, para reconocer que uno también tiene sus debilidades y proclamar a los cuatro vientos que sí, que los suecos Death Team me la han metido doblada, y que adoro a esta pareja capaz de armar pastiches de ese calibre y envolverlos después en atractivo celofán.

Death Team son Maja Edelbring (la que va vestida de diva choni) y Johen Rafael Tilli (el virtuoso del piano), y contra lo que pueda parecer -o por lo menos, de momento no tenemos noticia de ello- no son dos performers cuestionando en una acción delirante los gustos de hipsters y garrulos. Tienen tres o cuatro canciones, ni una más, y me tienen ab-so-lu-ta-me-nte embobado. Y no debería ser así, me temo: la pareja factura una especie de pop gañán adulterado con hip-hop y electrónica (la contundencia rítmica de Icona Pop, la incorrección lírica de Pxurr Gvn y el morro del electroclash: todo a la vez) que lo mismo saquea el rock garrulo de The Ramones (versión Telex) que se pasa por el forro la cultura musical del oyente. A los hechos me remito: esto que viene a continuación es parte de la letra de su hit  (al que va dedicada esta entrada) “Fucking Bitches In The Hood“:

I’m the kinda person that you don’t wanna fuck with
Fuck with, fuck with, you don’t wanna fuck with
I’m the kind of person that you don’t have no luck with
Luck with, luck with, you don’t have no luck with
I’m the kind of person that you don’t wanna fuck with
Fuck with, fuck with, you don’t wanna fuck with”

El tema se publicó a finales del año pasado, pero no ha sido hasta febrero de este año que se ha hecho popular (sobre todo en su Suecia natal), gracias en parte a un vídeo terriblemente efectivo. La cosa va de DIY pasado por el filtro de los sintetizadores: líneas de piano de esas que te saca el tecladillo CASIO cuando seleccionas rhythm: rock’n’roll, y rimas de vergüenza ajena que no quieren decir absolutamente nada. Un grandioso sinsentido, sin pies ni cabeza, pero hey, ¿sabéis que os digo?: “Ça Plan Pour Moi“. A mí me vale. Qué diablos, no, no me vale. ME CHIFLA. Llevo días que no puedo escuchar otra cosa que no sea esta música plasticosa y dorada del Todo A Cien. Soy un adicto. Soy culpable.

He pedido ayuda. Les mandé un e-mail, con un par de enlaces, a los VIPS a los que siempre consulto cuando me encuentro en la terrible encrucijada de discernir si algunos de mis gustos son moralmente aceptables. Literalmente, les escribía esto:

“Necesito que alguien me aclare si lo de estos dos es la mayor mierda jamás pinchada en un palo, o el placer más simple que se ha inventado desde la invención de los coches de choque”.

Creo que justamente se trata de esto. De que esta clase de goce es tan básico, tan elemental, que debería haberlo superado hace mucho tiempo (Freud llamaría a esto una “fase anal”: se mire como se mire, “Fucking Bitches In The Hood” es Mierda De La Buena). Se trata de que donde yo veo ironía (My songs so deep /
I got hoes) cualquier persona medianamente sensata diría que sólo hay una terrible vulgaridad. De que -mi querido hermano no tardó en recordármelo, y me consta que tiene razón- que me guste tanto esta canción de Death Team es algo así como lanzar  un escupitajo sobre el esfuerzo de todos esos Presley, Holly, Berry, Lee Lewis, etc.  De que, estoy casi-casi-casi seguro, esto no está bien.

¿O tal vez sí?

Anuncios

5 pensamientos en “Fucking Bitches In The Hood – Death Team

  1. Icona Pop tenia al menos ese toque MTV que es algo asi como un RedBull frivolo y tontorron. Pero lo de Pxxr Gvng de veras que no se por donde cogerlo!

    • Lo de Icona Pop, yo creo que sólo es cuestión de pillarlo en el momento adecuado. Unos cuantos gin-tonics, un par de amigotes, y es la mejor canción del mundo. Lo otro, como muy bien dices, no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s