Home

Allá van: los borrachos, los perdidos, los miserables. Los que creíamos locos, revestidos en un acto de infinita hermosura con la armadura brillante de la dignidad, perfumados con la esencia de lo verdadero; ni envueltos en nuestros mejores ropajes lograríamos igualar la intensidad de su destello.

Contemplemos el paso victorioso del decrépito ejército de la podredumbre desfilando por nuestras calles, la alfombra de polvo y estiércol que tendimos para ellos ha desaparecido, y ahora bajo las cicatrices ennegrecidas de sus pies corre un río de seda y oro que para nosotros está vedado.

Aguantemos por esta vez la mirada, contemplemos como transcurre ante nosotros la marcha real de la miseria ¿No los reconocéis? Los mendigos que tratamos de hacer invisibles, los borrachos con los pantalones meados, las putas, los maricas, los negros…

O recluyámonos, si  esa visión es demasiado insoportable, dentro de nuestras confortables casas, mantengámonos mientras sea posible en nuestra feliz asepsia, a salvo del sudor que nace del miedo, de las babas asquerosas de los viejos, del llanto insoportable de los niños. Aferrémonos cuanto sea posible a todo aquello que nos hace sentir a salvo, a sabiendas de que la victoria finalmente nos será arrebatada. Una voz de bronce, hermosa y grave, desciende desde los cielos y les corona ante nuestros ojos. Mendigos, borrachos, putas, maricas, negros: nosotros no somos como ellos, pero la Gloria, la auténtica Gloria, para ellos está reservada.

They spoke transparent phrases to looking glass women
And they took the detours that scattered the way
They departed from summer like two ragged soldiers
Dragging their heels through their fantasies

There were meals in the missions for two frozen statues
And long drafty sermons devouring their knees
Sometimes passions in winter turn to cold soundless moments
That teared in the eyes of their fantasies

There were nights on park benches, stale bread for the pigeons
Good mornings to faces who just turned away
And on one road confusion, the other desire
So they took to the road of their fantasies

One would speak of a lake where he used to go swimming
The other had no memories left for his mind
With their arms round each other the two ragged soldiers
Laughed through a war that they couldn’t see

Laughed for a world filled with fantasy

3 pensamientos en “Two Ragged Soldiers – Scott Walker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s