Home

Dos grupos que mi cabeza se empeña en vincular, cuando lo cierto es que ni el sonido, ni el origen, ni absolutamente nada de nada les relaciona directamente. Será, quizás, por la extraña hermandad que se establece entre dos bandas con un sonido extremadamente amable (yo diría que hasta comercial) , y sin embargo prácticamente desconocidas en nuestro país.

De las dos ya ha hablado con anterioridad en este blog, las dos han sacado disco nuevo este año, y -vamos a decirlo- una me ha decepcionado en su regreso, y la otra no. Vamos primero con las malas noticias.

El disco homónimo de Family Of The Year: no esperaba una obra de profundísimo calado de los estadounidenses, pero sí que al menos intentaran sacar un disco tan fastidiosamente bonito como “Loma Vista“. A fin de cuentas, estamos hablando de un álbum que, por encima de todos los uhouhouhós (no demasiado sutiles, es verdad, pero fastidiosamente contagiosos) contenía cancioncillas de esas capaces de cambiarle a uno el ánimo -una de las cuales, también hay que decirlo,es de las más bonitas de esta década- de modo que mis expectativas respecto a lo nuevo de los americanos estaban ciertamente altas. Pero ya digo: no me ha parecido demasiado interesante, la verdad. Ni el primer sencillo ( una “Make You Mine” que lo intenta, pero…) ni el resto del álbum están mal. Ni bien. Así que este año, me parece, nos quedaremos sin entrada de los Family Of The Year.

En el otro lado de la balanza, los australianos The Paper Kites. Desde que los descubrí, no he dejado de ponerme a este combo al que tan bien se le da lo de aliñar un pop amable y nada estridente con las gotitas justas de folk y americana. “Twelvefour” no le va a cambiar la vida a nadie, es verdad, pero se escucha de principio a fin con ganas, y aún invita a unas cuantas repeticiones. Como muestra, dos canciones que todo el mundo debería escuchar antes de decidir si se trata o no del enésimo capricho injustificado del Sr. Helvetica: la primera es una pista titulada “Bleed Confusion“, de gran similitud sonora en su arranque con (gracias, D, por poco me vuelvo loco intentado sacar a qué me recordaba tanto) la hermosa “NYC”  de los neoyorquinos Interpol, pero que en seguida vira hacia parajes más luminosos y naturales. Por lo que he podido leer en unos comentarios del propio grupo, a punto ha estado de quedarse fuera de la lista de demos con  las que entraron en el estudio de grabación, y la verdad, me alegro de que no fuera así. Apacible y hermosa es decir poco.

Por último, esta canción que a día de hoy me parece la mejor del largo, y que como no podía ser de otro modo, es la que he escogido para protagonizar el post: se titula “I’m Lying To You Cause I’m Lost” (vale, con este título era difícil que no me gustara) y muestra una personalidad más acusada, mucho más interesante y teñida con una exquisita melancolía country que incluso guarda un sitio para la armónica.  Se reduce por tanto la dosis de azúcar, y de forma inversamente proporcional aumenta la cuota de verdad, algo que las canciones siempre acaban agradeciendo. Nuevo motivo para mantener la atención sobre la discografía de una banda que sigue sin pinchar, y una razón más (tengo previsto hablar muy pronto de la otra GRAN banda de Melbourne de la que nadie habla) para admirar esa escena musical que sigue dándonos alegrías desde el otro extremo del mundo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s