Home

Muy probablemente, ha tenido mucho que ver la excelente recepción (ahí también me incluyo yo) de “Sleeping Operator“, el disco que publicaban The Barr Brothers el año pasado, con la edición digital de este nuevo EP de la banda de Montreal. Digo lo de digital porque, por lo que parece, de momento no hay planes de lanzar el mercado estas cinco canciones en ningún soporte físico, así que supongo que tocará esperar a que con la excusa de algún RSD de esos, alguien decida que es una buena idea ganar una pasta a costa de los completistas que aflojarán encantados LOQUESEA después de montar guardia, toda la noche, delante de la tienda. (Eso, si se trata de los completistas: si lo pilla alguno de los oportunistas, los completistas encontrarán el disco a su disposición en la web de Discogs a las pocas horas, con ese LOQUESEA multiplicado por 10). En fin, ¿de qué estábamos hablando? Ah, sí: The Barr Brothers.

Las canciones contenidas en “Alta Falls” (así es como se llama el EP), son parte del material grabado por el grupo en las sesiones del referido  “Sleeping Operator“, y atención, porque el grupo afirma que las canciones llegaron a alcanzar las cuarenta. ¡Caramba! Eso significa que (40-13-5 = 22) aún nos quedarían por conocer ¡22! de las últimas composiciones de los hermanos Barr: menudo festín si todas mantienen el nivel exhibido hasta el momento. Pero en fin, vamos a quedarnos de momento en  esta última entrega; la cosa va así:

1. “Oscilla
2. “Burn Card
3. “Alta Falls
4. “Never Been a Captain
5. “May 4th

La primera es la típica pista instrumental introductoria (en algunos aspectos, me ha recordado a las piezas más experimentales de Bon Iver), pero la chicha empieza a partir del segundo corte. Y es que aunque “Burn Card” no ofrece nada demasiado distinto a lo que ya ofrecieran The Barr Brothers en la brillante “Even The Darkness Has Arms“, tampoco nos están vendiendo nada peor. Vaya, que es una canción estupenda, y en un planeta que funcionara de modo medianamente normal debería poner a todo el mundo a googlear  buscar en internet el nombre de estos chicos.  La técnica del fingerpicking resulta deliciosamente natural, más cercana al artista que se pone a trastear con el instrumento, que al que busca epatar con sus habilidades guitarrísticas; la cálida voz de Brad Barr ocupa el primer plano, mientras que el arpa de Sarah Page esta vez pasa algo más desapercibida. (Precisamente, creo que esta es una de las virtudes del grupo: el haber sido capaces de incorporar un instrumento tan complicado en el fondo sonoro de sus canciones, dándole el protagonismo justo que estas requieren, sin caer en el peligroso cliché de “el grupo del arpa”).

A continuación, la pista titular (atención, seguidores de Barzin) es una de esas baladas capaces de suspender el tiempo, aunque a mi juicio tanto la anterior como la siguiente le acaban ganando la partida. Y eso que “Never Been A Captain” engaña: en sus primeros segundos, parece que es el tema llamado a cumplir con  la habitual cuota tradicionalista de vertiente blues (¿Se puede considerar a Neil Young tradicional, o todavía no?), pero no tarda en saltar la sorpresa. Para cuando llegamos al delicioso estribillo, nos envuelven unos coros -¡gospel!– capaces de resucitar a un muerto. El cierre con la flotante “May 4th” deja un muy buen sabor de boca, y confirma a The Barr Brothers como ese grupo que no hace tanto tiempo que ignorábamos, y que ahora ya  no podríamos dejar de escuchar.

Anuncios

Un pensamiento en “Burn Card – The Barr Brothers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s