Home

Estás en una reunión de amigos, un día cualquiera, pensando qué hacer durante el próximo fin de semana. Los comentarios de siempre, las bromas privadas; las bebidas y aperitivos consensuados de forma tácita a lo largo de años de convivencia, dispuestos ahora sobre la mesa. Y sin embargo, es uno de esos días en los que os apetece hacer algo diferente a lo habitual, organizar uno de esos planes distintos que luego serán recordados por años y que nunca -y cuando digo nunca quiere decir nunca- volverán a salir igual de bien que la primera vez.

– Ya lo tengo, chicos -exclama tu amigo Carlos- ¿Qué os parece si nos pillamos un avión y nos escapamos al verano austral? Podríamos montarnos una fiesta en la playa de esas, en plan ibicenco…

La propuesta es acogida con entusiasmo por todos, y como tú y tus amigos sois los personajes de uno de esos cuentos birriosos de “Elige Tu Propia Aventura”, da igual si las reacciones no son demasiado creíbles, o si el hecho de que el dinero no sea un problema resulta verídico o no.

– ¡Esperad! ¡Tengo algo mejor! – interrumpe Gloria, la más joven de la pandilla- ¿Qué os parece si en lugar de eso nos vamos todos de acampada? Ya sabéis: tiendas de campaña, risas en el lago, canciones con la guitarra en torno al fuego ¿No os apetece?

La excitada recepción que sigue a la propuesta de Gloria sólo se ve interrumpida cuando los gemelos (SIEMPRE hay unos gemelos que se llaman justamente así: “los gemelos”) hacen su propia aportación, al unísono: -¡Tenemos otra idea! -profieren con júbilo- ¿Qué os parecería si nos montamos todos en la máquina del tiempo y nos vamos a  1991, a hacer el cafre a la Ruta del Bakalao?

Os miráis todos, en silencio. Está claro que ha llegado el momento de tomar una decisión: sólo uno de los planes es posible. Y de alguna forma, por la forma en que todos te miran de forma dubitativa, sabes que todos ellos esperan que tú tomes esa decisión. (Por el amor de Dios, como ya he dicho antes se supone que es uno de esos cuentos de “Elige Tu  Propia Aventura”, no esperéis además que tenga algo de consistencia literaria)

Si crees que deberíais iros de fiesta ibicenca a la playa, haz click aquí.

Si piensas que lo de la Ruta del Bakalao es una gran idea (eres un chungo de narices),  puedes seguir este enlace de aquí.

Si por el contrario crees que lo más divertido sería iros todos juntos de acampada, sigue leyendo.

 

¡De acampada! Antes de que os deis cuenta, estáis todos saliendo en tropel con vuestras mochilas al hombro, dispuestos a pasarlo en grande rodeados de naturaleza. Gracias a vuestra enorme destreza, adquirida durante años en los boy scouts, para cuando está a punto de anochecer tenéis montadas todas las tiendas de campaña en un perfecto arco, y los más avezados están incluso apilando ramitas dentro de un círculo de piedras, ramitas que en unos minutos se convertirán en una espléndida fogata.

La cena, a base de salchichas frescas asadas lentamente sobre las brasas, y acompañadas de delicioso ponche, desaparece en vuestros estómagos en un santiamén. Las risas suceden a las anécdotas, bien conocidas por todos, y los minutos vuelan sin que nadie muestre la menor intención de irse a dormir. De pronto, alguien sugiere cantar alguna canción, y todos sonreís con complicidad, asintiendo: ¡es una estupenda idea! Te toca levantarte a por tu guitarra, y en un segundo, la áspera  funda de cuadros descubre la pulida superficie de la madera, cubierta de pegatinas.  Y una vez más, todos te miran, interrogantes, esperando a que tú tomes las riendas.

Si crees que lo suyo es que entre cantéis a varias voces una de esas divertidas canciones de siempre, haz click sobre el siguiente enlace.

Si lo que te gustaría es lucirte un poco, y cantar en solitario una de esas canciones estremecedoras que dejan a todo el mundo callado y con la moral por los suelos, no lo dudes más: esta es la canción corta-rollos que andas buscando.

Si te parece divertida la idea de ir improvisando entre todos, y que la gente vaya haciendo ruidos según le vaya llegando la inspiración, sigue leyendo.

 

Siguiendo tus indicaciones, todo el mundo busca algo con lo que poder hacer algo de ruido para acompañar al tema: palitos de madera, bolitas de papel de aluminio dentro de una lata, una piedra contra otra… cualquier cosa vale. De pronto, Gloria lanza un grito jubiloso: ¡acaba de encontrar un sintetizador semioculto bajo unos helechos! Está algo manchado, pero en cuanto lo probáis resulta que ¡funciona! Definitivamente, estáis en vuestro día de suerte, pero ¿tiene mucho sentido lo de acompañar canciones de campamento con el sonido analógico de ese trasto electrónico?

En realidad, no: guitarras, voces y armonías, y las mejores intenciones. si crees que no necesitais más: haz click aquí.

Si eres de los que piensan que un chisporroteo electrónico es justo lo que os hacía falta, sigue leyendo.

 

Adelante, Gloria- indicas, desplegando una franca sonrisa- marca tú el ritmo con el sinte, que nosotros te seguimos. Como si te hubiera leido el pensamiento, tu joven amiga ya andaba jugueteando con el artilugio electrónico, probando cosas, y tras unos segundos en los que parece hallarse a la búsqueda de una buena idea, una secuencia sonora empieza a repetirse. Todos asienten, signo inequívoco de que dan por bueno el arranque del juego, y a partir de ese momento, tú comienzas a señalarles con el dedo, uno a uno, y a tu indicación ellos se suman al ritmo hipnótico.

¡Ahora cantad todos! -exclamas. Y al momento empezáis a cantar todos a la vez, con el corazón desbordante de optimismo, y disfrutais tanto de cada sílaba que repetís esos versos compartidos, una y otra vez, como un mantra euforizante. Vuestros ojos brillan, con el entusiasmo avivado por las llamas de la fogata, y para cuando quieres darte cuenta, los gemelos se han levantado y ya están volviendo al círculo, con una pequeña bolsa en las manos. Todo el mundo sigue cantando, y nadie parece demasiado impresionado cuando del interior de la bolsa empiezan a extraer todo tipo de sustancias psicotrópicas: éxtasis, LSD, ketamina, anfetas y unas curiosas hojitas y lianas que te pareció verles recolectar esta misma tarde por los bosques de los alrededores…

Si crees que el campamento se os está yendo de las manos, y definitivamente ha llegado la hora de que os vayais a dormir, haz click aquí.

Si  piensas que un poco de MDMA es justo lo que esta canción de campamento estaba necesitando, pulsa en el siguiente enlace.

Si crees que lo más apropiado sería preparar un poco de ayahuasca con las plantas recolectadas en la zona, sigue leyendo.

 

¡Cómo se nota que no es la primera vez que lo hacen! Los gemelos se muestran extraordinariamente hábiles a la hora de preparar la bebida alucinógena, y aunque en la práctica -y según la wikipedia– el colocón de la dimetiltriptamina no llega hasta pasados los 25-40 minutos, lo cierto es que los efectos comienzan a notarse en vosotros al primer sorbo. La música sigue sonando, nadie deja de cantar y en tu cerebro aquella melodía obsesiva empieza a enroscarse como una serpiente en la rama de un ar-ar-ar-árbol.

 

Te sientes bien. ¿Cuán to rato ha pasado? Podrías llevar segundos así, cantando a voz en grito, aunque también podrían haber transcurrido H O R A S,            porque

ESE RITMO SE HA adueñado  de tu cerebro, y todo (lamúsicaelfuegolascarasdetus amigos) ahora parece extrañamente irreal. Joder cómo                  testá subiendo esto. ¿ Quizá ha llegado el momento de de-jarlo por hoy?

Si  te empieza a parecer que las          cosas empiezan a MOVERSE    S_O _L_A_S, haz click aquí.

Si aún tienes ganas de probar algo más fuerte,  pide         a los GEMELIERS GEMELOS que te pasen algo y sigue 1eyendo.

 

Joder. JO-DER. OH, JODERRRRRRRRRRRRRRRR________________________________________________R.

 

ESO  ha e____s TA DO  B*i*e*N.

Son los mejores amigos del mundo.                                   L0s  mej0res.

 

Si crees que la canción ya está durando DEM-A-S-I-A__DO, haz CLI_CKCK Aaquí Y espera un poco, a ver qué pasa JAJAJAJAJAJA.

siSI lo que quieres es seguir ccccccccccc-antando como si no hubiera un M   añana, sigue leyendo.

 

* * * * *Uos quiero, tíos.

 

Si q  u i e r e s SEGUIRCANT————ANDO PERO quieres

pedirles a los g-g-g-gemelos que *******AHZ click en el haz click CLICK C L I C K EN en el                               siguientenl.

Enlace.

ENLAAAAAACEBOTTÓN DE REPRODU CCIÓN

 

Anuncios

10 pensamientos en “Wham City – Dan Deacon

    • Jajaja. Pura ficción. Pero algo así es lo que me transmite el tema: lúdico, imprevisible (lo de “elige tu propia aventura” va justamente por esa capacidad de Deacon para desconcertarnos a cada segundo) y maravillosamente psicotrópico.

  1. Ufff, brillante! ¡¡Uuno de tus mejores textos!! Me he reído un montón con cada fase de esta interesante aventura… ¿continuará?

    • ¡Muchas gracias, Jordi!
      Pues fíjate que pensaba que igual más de uno me mandaba a freír espárragos, con estas libertades que me tomo a la hora de escribir sobre música, pero de verdad que me alegro de que haya gustado…

      Y de momento, me parece que no habrá continuación, jejeje. La imprevisibilidad del texto encaja (creo) con la maravillosa libertad que se respira en la obra de Deacon, en la que cualquier cosa es posible en cualquier momento, pero no tendría mucho sentido aplicado a otras canciones. Ya veremos: de momento me parece que me va mucho mejor funcionando sin reglas…

      Y aprovecho la ocasión para pedir a aquellos lectores a los que el texto NO les haya gustado -que seguro que alguno hay- que lo tomen como lo que es: una pequeña licencia para que esto del blog me siga pareciendo algo divertido, de hacer y (sobre todo) de leer.

      • Pobre de ellos que no les guste, poco sentido del humor tendrán… (o muy jóvenes serán para no conocer los libros de “Elige tu propia aventura”). Por cierto, hablando de Dan Deacon, ¿has visto esta performance que hizo hace unas semanas?

        Hay que ser muy “especial” para hacer algo así.

        Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s