Home

Señora, no se confunda. Estos no son aquellos The Groop que despuntaron en los 60 en nuestras queridas antípodas, sino un cuarteto con base en Los Angeles, California cuya efímera fama se debió más que nada a la inclusión de dos de sus canciones en la banda sonora de la película “Cowboy de Medianoche”. Pero , caramba, ya estamos como siempre, anticipándonos más allá de lo debido: rebobinemos la descolorida película y vayamos al principio. Y el principio -como muy bien explican las notas interiores de la, como de costumbre, formidable reedición del único disco publicado por de The Groop que hizo Sundazed en 2007- fue Sergio Mendes.

En 1968, y en plena gira junto a su protegido, el manager de Sergio Mendes asiste en Washington a una representación de West Side Story que le deja impresionado. En particular, Richard Adler (así se llamaba el tipo) queda fascinado con las cualidades vocales de un rubita de 19 años que responde al nombre de Susan Musmanno, hasta el punto de que le ofrece unirse a los Brasil’66 (el famoso grupo de acompañamiento de Mendes). Cuando la chica , tras mucho pensárselo, viaja finalmente a Los Ángeles para reunirse con Adler, éste ya anda rumiando una nueva visión, mucho más ambiciosa: la creacion de un supergrupo de pop vocal. Contaba ya para ello con el sí de Corlynn Hanney y Brian Griffiths, unos artistas oriundos de Vancouver con experiencia  en shows de televisión o la creación de jingles comerciales, y aún faltaba una pieza para completar el cuarteto que Adler tenía en mente, y que no era otro que Richard Caruso: camarero de día, aspirante a actor de noche y, por lo que se ve, un tipo extremadamente carismático.

Pues bien, lo siguiente fue trasladar a los cuatro a un bungalow pegado a la residencia del propio Richard  y llevar adelante el minucioso plan para convertirlos en unas estrellas capaces de mirar de tú-a-tú a The 5th Dimension o The Mamas And The Papas, sus más inmediatos referentes: eso incluía no sólo los necesarios ensayos, sino también clases de baile, instructiva escucha de discos del mejor pop del momento, e incluso la contratación de una estilista cuya misión no era otra que la de convertirlos en el nuevo referente del hippy-chic que causaba furor en aquellos años.

Una vez que parece que las artimañas de Adler comienzan a dar sus frutos, llega el golpe maestro: a través del productor Toxey Fench, dos canciones del grupo recién nacido quedan incorporadas a la banda sonora de la película “Cowboy de Medianoche”, a cuyo cargo estaba el genial John Barry. La gloria sería -y con razón- para esa inmortal maravilla de Harry Nilsson llamada “Everybody’s Talkin’“, pero tanto “A Famous Myth” como “Tears and Joys” fueron escuchadas por los miles de personas que tuvieron el valor de acercarse a ver -no lo olvidemos: la película estuvo clasificada “X” por el modo en que abordaba el espinoso tema de la prostitución masculina- el controvertido film protagonizado por Dustin Hoffman y Jon Voight.

Parecía así que la carrera de The Groop estaba a punto de despegar, pero como suele ser habitual cuando se trata de grupos manufacturados como lo eran ellos, enseguida los distintos intereses y motivaciones de los miembros de la banda salieron a relucir, y acabaron detonando una abrupta ruptura: después de tan sólo seis meses de intensa convivencia, y tan sólo un LP homónimo, la breve historia de The Groop había llegado a su final, y cada uno se fue por su lado. (Tan sólo Corlynn y Susan volverían a unir sus voces, un año después, como coristas de un joven canadiense de gran pujanza llamado Leonard Cohen).

Vamos entonces,  para terminar, con una de mis canciones favoritas del grupo, esta joya de sunshine-pop llamada “The Jet Song (When The Weekend’s Over)” que tiene todo lo que un goloso como yo podría soñar:  exacerbado optimismo, arreglos fascinantes (¡ese despegue!), pararapapás de lagrimilla, subiditas (¡y más de una!) de medio tono al final, y, claro, armonías vocales que me hacen sentir como Charlie Bucket  visitando la maravillosa fábrica de dulces de Willy Wonka. Y ojo, que soy plenamente consciente de que tanta inocencia hoy provoca más sonrisas condescendientes que aplausos: llamadme feliciano, pero qué le voy a hacer yo si estas cosas me encantan.

When the weekend’s over
And it’s time to catch your jet
Will you still be thinking of me
As the wheels leave the runway
Or will you just chew your gum
And wait until you can have a cigarette?

When the weekend’s over
And you’re getting set to go
Think about the things we talked of
Think about the things you know
And maybe you will change your mind And still be here when I wake up tomorrow

Tomorrow’s forecast is cloudy
So the weather man has said
Let’s seek out a patch of sunlight
Just to fill our empty head

When the weekend’s over
And you’re lying by my side
We can laugh about the old days
And the way you use to Take that plane ride Once a month into my arms
Now wasn’t that a foolish game to play?”

5 pensamientos en “The Jet Song (When The Weekend’s Over) – The Groop

    • Como ya te dije, enseñaré mi bigotazo (sólo) cuando el mismo haya llegado a algo medianamente satisfactorio. De momento tendrás que conformarte con pintar con un Edding encima de fotos mías, o poner “Freddie Mercury” en el buscador de Google…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s