Home

Hoy, en “Así Se Hace”:

Radiation“: abrasiones post-punk no aptas para todos los públicos.

Frankie Teardrop“: crímenes y claustrofobia.

Another The Letter“: más punks que los propios punks.

y

Hot On The Heels Of Love“: bailes en el matadero.

pero primero:

Radiation” pertenece al álbum de debut de los neoyorquinos Yvette, un dúo del que recientemente ya recogíamos la anterior “Scrape It Off“. Acaban de publicar “Process“, un disco que probablemente levantará tantas adhesiones entre los fans del post-punk industrial como rechazo entre el resto de la humanidad, y es que su planteamiento ruidista no es un bocado de fácil digestión. Quizás conscientes de que su menú no es apto para todos los paladares, los de Brooklyn se muestran extremadamente concisos y muestran sus deslumbrantes ideas con la precisión que exige la manipulación del explosivo material con que trabajan: 11 canciones, breves y directas como una patada en la cabeza, de las que el tema aquí reseñado se erige en rey.

El material de partida es el residuo de las partículas punk, perfectas esferas de metal que son sometidas a un primer proceso de estiramiento y calentamiento con el que se obtiene una elongada forma de ruido. A los ocho segundos de iniciarse el proceso, se hace pasar el fluido resultante por una prensa que imprime unas muescas de filo cortante a lo largo de su contorno, proceso al que se le suma al momento el taladrado transversal con unos coros, recitados de forma mecánica y abrupta.

A continuación, se incrementa la tensión longitudinal sobre la pista, mediante secuencias de sintetizador que con su zumbido preparan el sonido para la primera fase de arañado. Iniciada en el segundo 48, aquella operación confiere una textura rugosa a la superficie de la música, que queda desfigurada entre los chispazos. Este proceso se mantiene durante al menos 20 segundos, al final de los cuales se procede a una rápida inmersión en silencio que enfriará el tema a gran rapidez, desde las altas temperaturas alcanzadas, de forma que se permita su posterior manipulación y corte.

Minuto 1:13:  una cinta mecánica conduce con un chasquido mecánico el tema hasta las cizallas de la batería, que caen con violencia sobre el mismo en una secuencia que se repite hasta cinco veces. El ruido del metal al romperse en esas cinco ocasiones es lo único que interrumpe ese breve intervalo de silencio. Los fragmentos  resultantes de mayor regularidad serán los que se aprovechen para continuar el proceso y dar a lugar a “Radiaton“, los más ásperos no son desperdiciados, sino que pasan a través un tamiz a una segunda cadena, en la que tras un brutal proceso de martilleo se transformarán en la abollada superficie de “Cold Comfort“, del mismo disco.

A continuación comienza la segunda fase de raspado: una inmensa sierra dentada desciende sobre la superficie sonora, arañándola de forma longitudinal al tiempo que una válvula inyecta ácido sulfúrico en la muesca realizada. A partir de 1:43, la desfigurada forma resultante se introduce en un bombo que gira a gran velocidad, desprendiendo en aquel proceso partículas metálicas de propiedas abrasivas que son proyectadas fuera del contenedor giratorio, y que a menudo provocan lesiones en los canales auditivos del oyente. Siete segundos después, el sonido  pasa por una cinta sobre la que descienden, como empujadas por potentes pistones, las voces de Noah Kardos-Fein y Rick Daniel, grabando su superficie con un tono oscuro y obsesivo, y al llegar a 1:52 se inicia la segunda fase de arañado con fuzz que se mantendrá hasta el final del proceso, destrozando lo poco que queda de humanidad en el tema, y rayando su superficie con un chirrido que espanta. Este proceso podría requerir el uso de tapones para los oídos para determinadas personas, si bien se desaconseja su uso, ya que en nuestra opinión la escucha directa puede resultar tan dolorosa como estimulante.

Una vez finalizado el ciclo en torno al minuto 3:03, una enorme prensa se encarga de reducir el residuo resultante a la condición de silencio: tan abrasiva como excitante, “Radiaton” ya está lista para percutir en el córtex cerebral del oyente, y dejarlo profundamente impresionado.

3 pensamientos en “Radiation – Yvette

  1. Muy apropiado para oir en la nave, mientras el disco de 1600 mm va reventando un bolo de varias toneladas. Se te olvido especificiar con que alcohol va refrigerada la maquinaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s