Home

Hoy ha sido un día duro: a la deprimente vuelta al trabajo después de 4 días de descanso (se llama “puente foral”, todas las comunidades autónomas deberían tener uno, y no me linchéis por ello: aún podría haberlo alargado hasta el día 9, como hace mucha gente por aquí) se le ha sumado una avalancha de correos que contestar, peticiones por atender y gente con cara de -esta vez es la definitiva- apocalipsis. Luego tenía cursillo de natación (de perfeccionamiento, se supone, aunque a veces tenga que repetírmelo, visto lo justito de los avances conseguidos). Suelo ir con ganas, pero me temo que hoy no era uno de esos días: demasiado cansado, supongo; demasiado frío, definitivamente. Los tres cuartos de hora de hoy luchando una y otra vez, y en las formas más variopintas, contra esos 25 metros me han dejado aún más frío y más cansado, así que aquello ha empezado a coger una terrible pinta de hoy-prontito-a-la-cama. Pues bien, he aquí que tras lidiar con el momento más complicado del día (los que tengáis hijos menores de 5 años sabéis a lo que me refiero) y cenar, me he sentado a dar mi repaso diario a los blogs de los que soy lector asiduo y ¡k-booom! voy y me entero  en Indiespot (recomendado) de una noticia que le ha cambiado por completo la cara al día.

¡Albricias, albricias! Ya está entre nosotros el adelanto de “Lost In The Dream“, el nuevo disco de The War On Drugs para el que habrá que esperar hasta mayo de 2014.  El tema se llama “Red Eyes” y es tan bueno,  tan bueno, tan bueno (como casi prácticamente todo lo que hacen los de Philadelphia) que después de escucharla  en bucle, como unas diez o quinientas veces, me siento como si acabara de ser salvado. No sé muy bien qué, pero gracias gracias, gracias, Adam Granduciel. Benditos seáis tú y cada uno de tus discos.

El tema es una maravilla, por supuesto. Continuador claro de aquel “Slave Ambient” de hace dos años, disco que no debería terminarse nunca, y que desde entonces no abandona la guantera del coche (¿Existe algún grupo mejor en el mundo para acompañar trayectos por carretera? Contesto yo mismo: ¡NO! ¡¡No Existe!! ¡¡Estos tíos son buenísimos, BUE-NÍ-SI-MOS!!),  quizás esta pista suena más espabilada de que es habitual en ellos: la voz de Granduciel suena menos somnolienta, los sintetizadores parecen sacudirse la modorra, y hay una cierta alegría que le da a uno ganas de salir corriendo, conducir (en realidad, detesto conducir, pero la música de TWOD lo que pide son kilómetros) hasta la piscina, y ponerse a hacer largos como un poseso. Menos Dylanianos que de costumbre, tan Springsteenianos como siempre, más soñadores que nunca. Como si las brumas que nos impedían ver  el final de la enorme recta por la que conducíamos empezaran a retirarse, y se descubriera el flameante disco solar, acariciando el horizonte, recordándonos que hay cosas que aún valen la pena. Ah, el cielo se tiñe de naranja en la ventanilla de nuestro viejo Buick, la tarde se enreda en el baile de los tendidos telefónicos que pasan a nuestro lado a toda velocidad. Un poste, otro poste, otro poste: es perfecto.

2 pensamientos en “Red Eyes – The War On Drugs

  1. Qué chula!

    Siguen teniendo un punto bruce que mola mucho.

    Otros especialistas en canciones para viajes: the radio dept

    Sigue así! Me encanta tu pograma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s