Home

Hay algo destartalado en esta canción de Juan Wauters que me encanta. Algo que sólo se tiene cuando eres un artista novel, y que supongo, es inevitable perder cuando las cosas empiezan a ponerse serias. No lo lamentaré, si lo hemos de tomar como una promesa de lo que vendrá después: quizás habrá que decir en su momento adiós al candoroso sonido lo-fi, pero el talento para armar buenas canciones seguirá, espero,  donde reside ahora, en el pecho de un joven Uruguayo adoptivo de Queens.

La historia, si hemos de hacer caso a lo que cuenta su perfil en soundcloud, va más o menos así: en el año 2000, el padre de Juan abandona su Uruguay  natal para irse a vivir a un sótano en aquel barrio neoyorquino, y dos años más tarde, consigue que su hijo, en plena transición hacia su edad adulta, se reúna con él allí. Ambos trabajan en una fábrica (esto les ha quedado de lo más dylaniano, pero supongo que las cosas son así, y punto) y pronto consiguen traer al resto de su familia al País de Las Maravillas. Lejos de los amigos de su adolescencia, el joven Juan se refugia en la música, la que le inspira su nuevo vecindario de Jackson Heights, y  toda a la que le daba acceso su flamante nueva tarjeta de la biblioteca: oyendo el deje vieja escuela de esta canción, parece como si los discos de Cohen hubieran estado entre sus preferencias.

El caso es que las jornadas de Juan Wauters en la fábrica podrían  -deberían- haber llegado a su fin, si no lo hicieron ya gracias al trío garajero -The Beets- que Juan comanda hace tiempo con un cierto éxito entre la escena DIY neoyorquina: el 4 de febrero se publicará el que será su debut en solitario, de la mano del prestigioso sello Captured Tracks. Se titulará «N.A.P. North American Poetry«, y yo seré de los que estén al tanto cuando ocurra, pese a lo muy poco que hemos podido escuchar hasta ahora de su autor. Y me refiero básicamente a «Water«, una delicia acústica que me trae a la memoria, de alguna forma, las primeras veces que escuché la música de Devendra Banhart, aunque ciertamente no sé si aquel autor me viene a la cabeza  por algún tipo de parecido (no acabo de estar realmente seguro de que exista) , o por aquello del encuentro entre la tradición musical de la gran manzana,  y los orígenes latinos. Algunas veces, escuchando el tema, pienso que el fraseo  y la métrica pueden recordar a a Arthur Lee, un tipo capaz de sacar poesía de cosas tan tontas como «Oh, the snot has caked against my pants / It has turned into crystal…», aunque los versos de Wauters (“And the water will come down, and wash you down/ And let you see what you would be, if you didn’t know what’s right or wrong, or what is fun.”) están indudablemente más cerca de la tradición del folk a pie de calle de los sesenta, que de la psicodelia de los angelinos. También hay algo fascinante en el empaque, una cierta capacidad dylaniana para mostrar una saludable desidia por el acabado, y dejar que el alma de las canciones defienda por sí sola sus bondades. Definitivamente, y después de tantos regates, pienso que la referencia a Daniel Johnston no sería una mala orientación: a ver qué os parece a vosotros.

Un pensamiento en “Water – Juan Wauters

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.