Home

Se acaba el día, y con él se acaba también el pequeño homenaje (se merecerían un monumento, en realidad) que desde estas páginas hemos querido rendir a una de las bandas más injustamente infravaloradas de la historia del pop. Tras el escueto repaso a una trayectoria que supera los cuarenta años (han sido 5 entradas en un sola jornada, frente a los 21 días que en 2008 les costó a los Sparks interpretar en vivo sus discos publicados hasta el momento), y con el mérito añadido de haberlos atravesado con una dignidad que para sí quisieran muchos otros supervivientes de las implacables modas, poco queda que añadir. No se me ocurre mejor modo de poner un broche a esta celebración de cumpleaños que con esta que -con justicia- muchos consideran su mejor canción.

This Town Ain’t Big Enough For Both Of Us” pertenecía al tercer (y mejor) disco de Sparks, “Kimono My House“.  El tema es, por decirlo de alguna forma, el principio de todo, el responsable de que Sparks se convirtieran en el fenómeno que es, un maravilloso delirio formulado a partir de glam-rock, western, azafatas, estampidas y caníbales. Más cerca de “The Rocky Horror Picture Show” de lo que ninguna otra canción haya estado, quizá lo más certero sería definirlo como el “Bohemian Rhapsody” (en la que por cierto tuvo una influencia innegable) que los indies nos podemos permitir.

El problema es que el párrafo anterior tampoco aclara gran cosa, supongo: es difícil describir una canción así. Hay que superar la sorpresa, ese incómodo falsete de Russell, el bigote de Ron en cualquiera de sus variantes (Hitleriano o pencil moustache). Hay que sobreponerse a la primera impresión, hay que sobreponerse a la carcajada, al contraste absurdo entre la afectada expresividad de Russell y el hieratismo de Ron, detrás de sus teclados. Hay que repetir, hay que dejarse. Sólo así se puede degustar la insólita mezcla de ironía, misoginia, teatro, genialidad, absurdo y disfuncionalidad que conforma el universo Sparks. Quizás para describir ese lugar debería dejarme de adjetivos, quizás tal vez sería mejor intentarlo a través de algunos de los mejores títulos de sus canciones, vamos a ver si así…

Batteries Not Included“, “This Town Ain’t Big Enough For Both Of Us“, “Falling In Love With Myself Again“, “Thank God It’s Not Christmas“, “Thanks But No Thanks“, “Don´t Leave Me Alone With Her“, “Who Don´t Like Kids“, “Without Using Hands“, “Under The Table With Her“, “Tits“, “Throw Her Away ( And Get A New One)“, “Academy Award Performance“, “Rock ‘n’ Roll People In A Disco World“, “Tips For Teens“. “Angst In My Pants” (¡gran título!), “Instant Weight Loss“, “The Decline and Fall Of Me“, “All You Ever Think About Is Sex“, “I Wish I Looked A Little Better“, “A Fun Bunch Of Guys From Outer Space“, “Dance Godammit“, “Pretending To Be Drunk“, “Shopping Mall Of Love“, “Gratuitous Sax“, “When Do I Get To Sing ‘My Way‘”, “(When I Kiss You) I Hear Charlie Parker”, “Frankly, Scarlett, I Don´t Give a Damn“, “I Thought I Told You To Wait In The Car“,(¡jajaja!) “Now That I Own The BBC“, “Senseless Violins“, “More Than A Sex Machine“, “Aeroflot“, “How Do I Get To Carnegie Hall?“, “What Are All These Bands So Angry About?“, “You Call’s Very Important to Us. Please Hold“, “(Baby Baby) Can I Invade Your Country“, “There’s No Such Things As Aliens“, “As I Sit Down To Play The Organ At Notre Dame Cathedral“, “I Can’t Believe That You Would Fall  For All The Crap In This Song“, ¡¡¡”Let The Monkey Drive“!!! (mi favorito, lo reconozco), “I’ve Never Been High“, “(She Got Me) Pregnant“, “Lighten Up, Morrissey“, “This Is The Renaissance“, “The Director Never Yelled ‘Cut’

¿Ha servido de algo (aparte de para echar unas risas)? ¿No? O.K, entonces dejémonos de cháchara y dadle al play, y se acabó. Y Feliz Cumpleaños, The Songs We Love, y perdonad el exceso de entusiasmo en la celebración: trataré de que pasada la resaca, este blog vuelva a ser ese lugar (poco transitado) en el que conviven novedades, clásicos, debilidades y descubrimentos, y poco a poco, post a post, estas cinco entradas se vayan desplazando (primero hacia la derecha, luego a la fila de abajo) hacia el olvido. En unos días, quizás hasta hayáis conseguido superar el empacho de Sparks, ese grupo simpático para el que el mundo no es lo suficientemente grande, y con el que, a primera vista, es difícil dilucidar dónde acaba el ingenio y dónde empieza la chorrada. Resolved vosotros, si queréis, la incógnita Sparks: para mí, converso irredento, ya es demasiado tarde.

Un pensamiento en “This Town Ain’t Big Enough For Both Of Us – Sparks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s