Home

Ante una obra de una magnitud como la de la discografía de Sparks uno sólo puede quitarse el sombrero: siempre cambiantes, y siempre prolíficos, pero siempre haciendo lo suyo; los Sparks pueden desconcertar, hacer reír, sorprender, agotar, excitar, e incluso llegar a irritar. Pero nunca aburren.

Más aún, me atrevo a asegurar que, una vez que descubres a los Sparks, ya no hay vuelta atrás. Puede que esté equivocado, pero en mi cabeza no caben otras posibilidades que no sean las de no haberlos escuchado nunca, o ser un fan entregado: conocerlos es amarlos, y cuanto más se sumerge uno en su loco mundo, más fácil es quedar atrapado en ese País de las Maravillas. Y sí, soy plenamente consciente del (involuntario, lo juro) tono hagiográfico de esta serie de entradas, ahora en su cuarta entrega, y mucho me temo que este post sobre la que quizás sea mi canción favorita de todas las que he escuchado de los Mael (no, no las he escuchado todas) no ayudará a cambiar aquello: me estoy refiriendo a “Thanks But No Thanks“, de su flamante disco de 1975, “Propaganda“.

Aquel fue un disco sorprendentemente rápido: apenas habían transcurrido unos meses desde la publicación del  revelador “Kimono My House“. Estilísticamente, no hay grandes cambios: glam-rock disparatado, letras cargadas de aguda ironía, y un certerísimo instinto para las melodías. No golpeó los charts como lo había hecho su predecesor, aunque puede que esto tenga más que ver con una extraña elección de los singles (¿De verdad pensaron que “Never Turn You Back On Mother Earth” funcionaría mejor en el mercado que “Reinforcements” o “Don´t Leave Me Alone With Her“?), o por el sencillo motivo de que el público aún andaba como loco escuchando una y otra vez “Amateur Hour” o “This Town Ain’t Bigh Enough For Both Of Us“. Desde luego, no sería porque la portada fuera mala. Venga, voy a mojarme: ni el plátano de la Velvet, ni “Unknown Pleasures“, ni Paul Simonon destrozando su bajo contra el suelo del Palladium. Sé que me quedo sólo en esto, pero probablemente sea, la de este disco de Sparks, mi carátula favorita de todos los discos que tengo en casa.

Supera esto

¿Por qué me gusta tanto “Thanks But No Thanks“? En primer lugar, encuentro en la canción (¿son cosas mías, o alguien más lo ve?) un irresistible aire a Pulp, hasta el punto de que el tema podría leerse como un antecedente de algunas de las mejores canciones firmadas por Jarvis Cocker. Y luego está la cuestión de la letra: cómo no rendirse al punto perverso de esa líneas (The merry band of “how are you’s” / in tweedy suits and pointy shoes / they offer me a ride in style / and something sweet to make me smile) en las que el asunto del control parental (My orders come from high above me / about a foot or two above me) es puesto a prueba. ¿Contra quién están cargando los Sparks en realidad, contra el siniestro señor del caramelito (Don´t dilly-dally, come right home), o contra un retorcido concepto de la paternidad (My parents say the world is cruel / I think that they prefer it cruel)?.  Como siempre, los Mael juegan con inteligencia en la liga de la ambigüedad, y ganan, no sin dejar después en el aire un poso de incomodidad, y algunas cuestiones por resolver.

¿Quiénes son los Sparks? ¿Por qué hacen estas cosas tan raras? ¿Cómo se explica la supervivencia a través de más de cuatro décadas de un grupo que ha mutado tantas veces de estilo, sin renunciar en ningún momento a una particularísima personalidad? ¿Qué motivos pueden explicar el culto exacerbado que millones de personas rinden a dos tipos tan rematadamente freaks? A día de hoy, me temo que sigo sin tener las respuestas… habrá que seguir preguntándose.

Just keep right on walking
Just keep right on walking

Don’t dilly-dally, come right home
I don’t see why I must go home
When in the streets the niceties
Come pouring out and over me
Its three o’clock and here they come
So many that my eyes are numb
Familiar faces each and all
But I’ve been ordered not to stall

Thanks but no thanks, anyway
I know that you’re all OK, but
My orders come from high above me
About a foot or two above me

The merry band of “How are you’s”

In tweedy suits and pointy shoes
They offer me a ride in style
And something sweet to make me smile
I hate to hurt their feelings so
But I’m supposed to tell them no
My parents say the world is cruel
I think that they prefer it cruel

Thanks but no thanks, anyway
I know that you’re all OK, but
My orders come from high above me
About a foot or two above me
Just keep right on walking
Just keep right on walking
Just keep right on walking
Just keep right on walking

Thanks but no thanks, anyway
I know that you’re all OK, but
My orders come from high above me
About a foot or two above me
Thanks but no thanks anyway
Thanks but no thanks anyway
Thanks but no thanks anyway, anyway, anyway

3 pensamientos en “Thanks But No Thanks – Sparks

  1. Solo? Yo veo a 138 personas pendientes de sus artículos. Quizás sí que se haya incrementado la calidad de su discurso y la admiraciòn que algunos le procesamos. Suenan ridículas las recomendaciones a su lado, aunque utilizar las suyas nos dejan, a los mortales, en muy bien status. De verdad le digo que se ha convertido usted en referencia, pero sobre todo, y còmo ya viene haciendo desde hace años, en una fuente inagotable de conocimiento musical.
    A los demás, lo nuestro se nos escapa de las manos.
    No es momento de Ophelia ahora si rompe tanto, me la guardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s