Home

Una adolescente camina por la calle, cargada con su mochila escolar. La típica chica que (estás demasiado gordita, cielo) nunca será la más popular de clase, un hatajo de inseguridades y frustaciones en plena ebullición que con suerte saldrá indemne de la más cruel de las etapas de su vida. Un coche aparece al fondo de la escena, rodando en paralelo a ella, y dentro de él viajan tres jóvenes de rasgos latinos que empiezan a importunar a la joven con sus comentarios. La chica acelera el paso, pero ellos le siguen hostigando hasta que, en su desesperación, la protagonista se ve metida en un callejón sin salida. Uno de los acosadores baja del coche y la rodea desde atrás con sus brazos. Fundido en negro.

Lo que sigue después no lo cuento: lo explica muy bien la canción para la cual se ha rodado el videoclip que describía en el primer párrafo, una incendiaria pista que, bien lejos de la E.L.O. a la que citábamos a propósito de  la sobresaliente “Side Of The Road“, amplía los márgenes en los que ubicábamos el
proyecto de Jonathan Bates bajo el alias de Big Black Delta.

Desde hace ya unos meses, hemos podido escuchar las nuevas canciones  que Bates ha ido subiendo a su cuenta en soundcloud, y he de decir que aunque lo mostrado no permite aún vislumbrar un recorrido largo (demasiadas influencias para permitir entrever una personalidad propia), la escucha vale la pena: “Into The Night” abunda en los paisajes de pop flúor ya visitados con anterioridad (la sombra de Jeff Lynne es demasiado alargada) con resultados más que notables, en “Money Rain Down” deja que los saxos se carguen de electricidad nada estática, y en la pista que cierra el disco (“Love You This Summer“), nos muestra los interesantes efectos de la corrupción de lo que podría haber sido una luminosa canción de amor. “x22” juega en otra liga, y por eso me apetece destacarla aquí, con unas (no demasiadas; las justas) líneas: la liga de la distorsión y el electro-rock de espíritu industrial, en la que juegan gente como Trent Reznor y su Nine Inch Nails. No puede decirse que el resultado sea excesivamente original, pero el punto macarra mola, y aunque estilísticamente se salga un poco del guión de las canciones contenidas en “Big Black Delta“, en el fondo responde al mismo planteamiento: épica sintética, ambiciosa en su formulación y ampulosa en consecuencia, que debería degustarse como se hace con la música que firma Anthony Gonzalez al frente de M83. Mejor si es en directo, mejor si es al máximo volumen, mejor si es en pequeñas dosis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s