Home

Hemos plantado 6 vallas publicitarias en otras tantas ubicaciones del planeta, con el nombre de nuestro single escrito en ellas con caracteres gigantes. Acércate con tu móvil a una de ellas, y accede a nuestra página web desde esa localización exacta: sólo así podrás escuchar en exclusiva ese adelanto de nuestro próximo disco.

Hemos colocado un anuncio con un fragmento de nuestro nuevo sencillo, de apenas 15 segundos de duración, en uno de los programas de mayor difusión de la televisión estadounidense, y  luego hemos esperado un mes, mientras sobre nuestras cabezas volaban los tweets y las conjeturas al respecto…  Después hemos grabado un vídeo de presentación del tema, ahora de un minuto de duración: ven con tus amigos a uno de los festivales de música más cool del mundo (el Coachella) y podrás verlo proyectado en pantallas gigantes, 6 días antes de que el mundo pueda escuchar el tema. Hemos convocado a los medios especializados de todo el mundo a una escucha exclusiva de nuestro nuevo álbum, autorizándoles sólo a explicar a sus lectores / oyentes / espectadores cómo suenan nuestras nuevas canciones, pero sin que en modo alguno estos tengan acceso a su escucha.

Hemos publicado en nuestra abandonadísima web un misterioso mensaje, con nuestro nombre escrito sobre un simple “2013”. Hemos dejado en las cubetas de algunas tiendas de discos seleccionadas un 12 pulgadas que contiene 20 segundos de música y una misteriosa serie de dígitos: el nombre del maxi es  ‘—— / —— / —— / XXXXXX / —— / ——’, y mediante otras series de dígitos que iremos dejando por ahí en fragmentos sonoros, podréis resolver el acertijo que da acceso a nuestra nueva música. Hemos proyectado nuestro nuevo vídeo sobre una fachada de un edificio en Tokyo, hemos llenado el mundo de pintadas en los lugares más insospechados con el extraño anagrama R/E/F/L/E/K/T/O/R.

No, no me lo he inventado, pero el mundo del indie anda tan loco últimamente con el -cada vez más difícil- objetivo de atraer la atención de público y medios, que probablemente a ninguno de los que leéis esto se os ha escapado que lo anterior no es otra cosa que el resumen de las espectaculares campañas de promoción con que nos han bombardeado este año, los que siguen: Cut Copy,  Daft Punk, The Postal Service, Boards Of Canada y Arcade Fire. Me estoy dejando un montón, lo sé: así anda el patio de revuelto, en una especie de competición por volver tarumba al personal (los publicistas tienen un nombre más elegante para eso: marketing viral) y conseguir que la gente esté pendiente de uno. Quizá el caso más espectacular haya sido el tinglado montado con ocasión de la publicación de “Random Access Memories“, pero también podría decirse que el hartazgo generado con tanto teaser, tanto snippet , y tanto preview (toma barbarismos) por parte de los franceses ha sido mayor, algo que quizá haya jugado en contra del disco en lo que se refiere a su recepción por parte de la crítica. (Comercialmente, la jugada les ha salido redonda). Pero ya digo: a mí, por lo menos, me turra tanto misterio. Me quedo, desde luego, con el modo con el que David Bowie o My Bloody Valentine han decidido protagonizar el año de los regresos más espectaculares que recuerdo de la historia reciente. ¿Tengo nuevas canciones, nuevo disco? Pues hala, voy y lo publico en la red sin previo aviso, y me regodeo en casa viendo como un simple clic de mi ratón desata la histeria colectiva a lo largo y ancho del globo terráqueo.

Lo curioso del tema es que frente a estas novedosas formas de promoción (novedosas en cuanto a los soportes empleados: la publicidad lleva décadas estudiando cómo convertir en noticia lo más insignificante), luego va y resulta que, ni lo de Cut Copy, ni lo de Daft Punk, ni lo The Postal Service ni lo de Boards Of Canada era en el fondo algo excesivamente novedoso. A ver, lo aclaro: no estoy diciendo que “Free Your Mind” o “Reach For The Dead” estén mal, sólo que los temas nos devuelven a las bandas que todos esperábamos (lo cual, insisto, no es necesariamente algo malo). “Get Lucky” ha conseguido que sus autores vendan más discos de lo que nunca hubieran soñado, aunque en mi caso he de reconocer que no es, ni de lejos, lo que esperaba de los firmantes de “Interstella 5555”: Daft Punk nunca me habían sonado tan clásicos, y lo de Postal Service ni siquiera cabría calificarlo de novedad. Por decirlo de un modo más claro y más castizo: para ese viaje no hacían falta estas alforjas.

Vamos ahora con la cuestión R/E/F/L/E/K/T/O/R: los canadienses Arcade Fire llevan jugando al gato y al ratón con nosotros desde hace meses, y por fin parece que el goteo de acertijos y el tsunami de rumores toca a su fin. Hace relativamente poco supimos que a las nueve del día nueve del noveno mes (chúpate esa) conoceríamos por fin el vídeo facturado por Anton Corbijn, que adelanta el que será el cuarto álbum (no estoy contando el EP de 2003) de la banda más famosa de Montreal. Pues bien, al menos en su caso, voy a dar por buena la campaña: si lo que querían era dar la nota, todo aquel rollo de las misteriosas pintaditas, los enigmáticos fragmentos y las presuntas filtraciones se ajusta como un guante a lo que acabamos de escuchar, porque “Reflektor“, el single, nos ha dejado picuetos.

Que se me entienda bien: no creo que sea -ni de lejos- el mejor tema de la banda, ni anticipa cómo será la música en el siglo XXIII, ni incluye los coros de un Elvis Presley al que todos creíamos muerto; más bien al contrario: todavía no acabo de tener muy claro si me entusiasma este nuevo sonido de Arcade Fire, es más bien un ejercicio nostálgico, y (¿sí o no?) parece contar en sus coros con alguien al que, hasta hace bien poco,  muchos se empeñaban en matar. Pero desde luego, y ahí voy al meollo de la cuestión, estos no son los Arcade Fire que esperábamos, y han conseguido (eso SÍ es bueno) sorprendernos.

No sabemos aún hasta qué punto “Reflektor” es representativo del sonido del álbum que se publicará a finales de octubre, o si más bien es una feliz anomalía como aquella “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)” que contaminaba con sonidos disco el anterior “The Suburbs” del supergrupo de Win Butler. Lo que sí está claro es que el nuevo tema tiene mucho en común con aquella otra canción, y que desde luego desprende un inconfundible aroma a, sí, David Bowie: el de “Sound & Vision“.

La influencia del Duque Blanco no está sólo en esos riffs: ¿No es acaso el mismísimo Bowie el que hace un cameo en ese “Down, down, down“, y luego protagoniza los coros a partir del minuto 5:00? Atendiendo a las circunstancias (la -parece- definitiva recuperación de ex-Ziggy Stardust para la escena musical, la manifiesta devoción que éste ha mostrado en más de una ocasión por la épica barroca de los canadienses -versión conjunta de “Wake Up” incluida- y sí, los benditos rumores que planean hace tiempo sobre la lista de colaboradores del disco) yo diría que sí, pero hay más: el acento DFA viene de la mano de su mismísimo capo, James Murphy, que parece haber encontrado en Arcade Fire un fértil nuevo terreno para sus expediciones arqueológicas al disco-funk de hace tres décadas.

De modo que probablemente estos siete minutos largos en francés e inglés nuncan serán (ni por asomo) tan grandes como  “Contort Yourself“, “Heart Of Glass“, o “Sound & Vision“, pero sí que hay que reconocerles la habilidad para haber sabido capturar un reflejo (del reflejo del reflejo del reflejo, como dice la letra) de todas ellas, y conseguir que aquí estemos todos otra vez, pendientes del que parece que será el sorprendente nuevo disco de Arcade Fire. Saxos indomables, fiebre disco, rock mutante: aún no tengo del todo claro si “Reflektor” es un simple refrito con envoltura deluxe, o una genialidad, pero desde luego ME INTERESA. Y eso, en la cultura fragmentada en la que vivimos, en la que cada vez va siendo más dificíl distinguir un pequeño diamante en un saco lleno de esquirlas de simple vidrio, no es poco.

Trapped in a prism
In a prism of light
Alone in the darkness
Darkness of white We fell in love
Alone on a stage
In the reflective age

Entre le nuit, le nuit et l’aurore.
Entre les voyants, les vivants et les morts.

If this is heaven
I don’t know what it’s for
If I can’t find you there
I don’t care

I thought I found a way to enter
It’s just a Reflektor (It’s just a Reflektor)
I thought I found the connector
It’s just a Reflektor (It’s just a Reflektor)

The signals we send
Are deflected again
We’re still connected
But are we even friends?

We fell in love when I was nineteen
And I was staring at a screen

Entre le nuit, le nuit et l’aurore.
Entre les voyants, les vivants et les morts.

If this is heaven
I need something more
Just a place to be alone
Cause you’re my home???

I thought I found a way to enter
It’s just a Reflektor (It’s just a Reflektor)
I thought I found the connector
It’s just a Reflektor (It’s just a Reflektor)

It’s just a reflection of a reflection
Of a reflection of a reflection

Will I see you on the other side?
We all got things to hide

It’s just a reflection of a reflection
Of a reflection of a reflection

Will I see you on the other side?
We all got things to hide

Alright, let’s go back

Our song escapes
On neon silver discs
Our love is plastic
We’ll break it to bits

I want to break free
But will they break me?
Down, down, down
Don’t mess around

I thought I found a way to enter
It’s just a Reflektor (It’s just a Reflektor)
I thought I found the connector
It’s just a Reflektor (It’s just a Reflektor)

Thought you would bring me to the ressurector
Turns out it was just a Reflektor (It’s just a Reflektor)
Thought you would bring to me the ressurector
Turns out it was just a Reflektor (It’s just a Reflektor)
Thought you would bring to me the ressurector
Turns out it was just a Reflektor (It’s just a Reflektor)

It’s a Reflektor
It’s just a Reflektor
Just a Reflektor

Will I see you on the other side?

It’s just a Reflektor

Will I see you on the other side?
We all got things to hide

It’s just a Reflektor

Will I see you on the other side?

Anuncios

4 pensamientos en “Reflektor – Arcade Fire

  1. Pues sí..después de tanta filtración y tanta historia, al final los acontecimientos se han precipitado: ahí está, antes de lo previsto, el vídeo de Corbijn (existe otro más chulo, interactivo, en este link, pero que sólo chuta si tenéis instalado el navegador Google Chrome).
    Y David Bowie acaba de confirmar su colaboración en el tema: en serio, David, no hacía falta…

    Cada vez me gusta más esto.

  2. Nos tocará esperar a ver en qué se han convertido, pero eso no quitará las ganas de verlos (infinitamente) en concierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s