Home

No es la primera vez que escribo sobre una canción de los escoceses Butcher Boy, uno de los mejores y más exquisitos secretos de la escena indie pop contemporánea: de hecho, creo que la de “Profit in Your Poetry” fue una de las primeras entradas que redacté, cuando empecé a tontear con la idea de este blog (y así quedó). Quizá por una simple cuestión de justicia con una música tan superlativa, para esta segunda referencia me lié la manta a la cabeza y me dije: ¿Por qué no preguntar directamente a los autores, en lugar de someter a los lectores a una nueva sesión de divagaciones? ¿No sería un buen modo de remarcar que ya son 200 las entradas del blog?

Dicho y hecho: contestan a nuestras preguntas Alison Eales y Findlay MacKinnon, teclista y baterista de la fabulosa banda de Glasgow, que no sólo demuestran tener una enorme paciencia con la falta de pericia periodística de este que no lo es, sino también un gusto exquisito a la hora de seleccionar canciones.

TSWL: Al leer las críticas sobre la música de Butcher Boy, es muy común encontrar referencias a sus omnipresentes vecinos, Belle & Sebastian. Además de Glasgow, el gran número de miembros, y la coincidencia en los estudios de grabación (Ca Va), es obvio que existen muchos elementos en común: de las muchas referencias literarias, a coincidencias en el estilo (la melodía de “Carve a Pattern” podría venir perfectamente firmada por Stuart Murdoch). Esta misma “Sunday Bells” podría interpretarse como vuestra “Le Pastie De La Bourgeoisie“, y sin embargo, parece que mientras los chicos de “Tigermilk” intentan sonar más brillantes en cada disco, vosotros os decantáis por un tono decididamente más sombrío ¿Cómo encajais la comparación con el supergrupo de Glasgow, a pesar de las diferencias? ¿Os sentís parte de una “escena”, heredada en igual medida de grupos como Love y The Smiths?

Alison: No nos importa que nos comparen con Belle & Sebastian, en absoluto. Son una de nuestras bandas favoritas, y además gente encantadora. Telonearles en Barrowlands fue sin duda uno de mis conciertos favoritos de Butcher Boy. Por otro lado, realmente no nos sentimos parte de una “escena” de Glasgow, como tal…creo que al final, las influencias compartidas son el vínculo más fuerte que existe entre las bandas.

Findlay: A mí me encanta todo lo que he escuchado de ellos, tienen canciones realmente brillantes. Mi favorita es “Dear Catastrophe Waitress“, un tema que encajaría perfectamente en el disco del plátano de la Velvet. (Y como no vivo en Glasgow, no puedo responder al tema de las comparaciones, la “escena”,  etc).

TSWL: Vamos entonces con Butcher Boy. Para muchos de nosotros, “Profit In Your Poetry” fue una absoluta revelación, uno de esos discos de debut que realmente están al alcance de muy pocos artistas. Es bien sabido que, mientras que en el primer disco los músicos tienen la posibilidad de demostrar todo en lo que han trabajado durante años, para el segundo álbum normalmente no tienen ni tanto tiempo, ni tan buenas canciones… Afortunadamente para los que os seguimos, “React Or Die” fue una muy buena continuación, que alejaba definitivamente el fantasma de la decepción. ¿Cómo fue el proceso de afrontar ese temible “segundo disco”? ¿Os sentisteis presionados de algún modo por el éxito del debut,  o hizo que cambiara la forma de trabajar en las canciones?

A: Tuvimos mucha suerte, porque John (Hunt, cabeza visible de la banda y autor de las letras) había escrito una gran cantidad de material para el momento en que nos constituimos como grupo… Creo que el “síndrome del segundo álbum” es probablemente más problemático para las bandas ligadas a sellos grandes, que de una forma u otra siempre querrán aconsejarles sobre el repertorio que debería incluir finalmente el disco, etc.  Nosotros fuimos capaces de decidir qué canciones queríamos grabar y -ahora sólo puedo hablar por mí- me sentí muy emocionada cuando empezamos a grabar el segundo álbum, en parte porque me encantaban esas canciones, pero también porque nos sentíamos más seguros que nunca de lo que queríamos hacer juntos.

TSWL: De ese disco, me gusta especialmente “Sunday Bells“, incluso a pesar de que su trepidante ritmo la convierte en la canción que no acaba de parecerse al resto, más luminosa, y decididamente poseída por una energía frenética. Sin embargo, las letra (The car will follow you soon, to bury me, to carry me home, or leave a body blue) parece ir en otra dirección. ¿De qué va exactamente el tema? ¿Os sentís obligados de alguna manera a “contar una historia” en vuestras canciones, o por el contrario os sentís más cómodos dentro de una cierta abstracción?

F: Creo que no sabría responderte a la pregunta sobre las letras, eso es cosa de John… me siento más capaz de contestar a la cuestión del ritmo frenético de “Sunday Bells“. John y yo hablamos largo y tendido sobre el sonido de la batería, y lo que en teoría queríamos intentar hacer. Cuando dimos con la sección rítmica, le dije que quería probar a hacer algo en plan Steve Morris (Joy Division / New Order). Me interesaban especialmente el frenesí y la artificialidad que conseguía tocando con Joy Division (pienso ahora en “Transmission“) y los primeros New Order (“Age of Consent“)…de hecho, recuerdo que cuando empezamos a ensayar la canción, yo no dejaba de pensar para mis adentros: ‘Homenaje a Steve Morris, homenaje a Steve Morris, homenaje a Steve Morris’, mientras trataba de transmitir esa sensación al tema. Quería capturar la energía de su estilo, su intensidad. Esperemos que eso sea lo que se escucha en la pista… Es un baterista realmente genial, alguien que siempre he admirado desde que empecé a tocar con mi banda (Dawn Preachers, en Ardrossan Academy) y recuerdo como trataba de imitar su estilo hace ya 20 años… Es curioso cómo son las cosas: cuando le expliqué a John Hunt mis intenciones para el tema, no tuve que convencerle, y lo entendió a la primera (No en vano, el lleva muchos años pinchado a Joy division o New Order en sus noches como DJ). Obviamente, yo no soy Steve Morris: nadie toca como él, y ahí está su belleza. Al igual que nadie toca como Tony Allen, y quizás nadie toca como yo. Él fue mi inspiración, y quiero pensar que luego nosotros fuimos capaces de trasladarlo a nuestro terreno.

TSWL:  Volviendo al tema de las letras, es bien sabido que Butcher Boy comenzó como el seudónimo bajo el cual Hunt enviaba su poesía a los periódicos, y la carga poética es de hecho más que evidente en sus letras. Eso os expone, de alguna manera, a ser considerados un grupo elitista, con la contrapartida de que al mismo tiempo establecéis un vínculo único con vuestros oyentes, que se sienten parte de algo especial, más intelectual y menos inmediato de lo que es habitual en la música pop. ¿Hay, por tanto, una renuncia implícita al éxito masivo? ¿Cómo le dices a tu sello que no quieres ser grande?

A: La verdad, no creo que esto haya sido alguna vez un problema para nosotros. Siempre he sido feliz sabiendo que existe un pequeño número de personas a los que gustamos mucho, en vez de un montón de gente a los que gustamos un poco… Y creo que todos en la banda nos sentimos así.

TSWL: Gran parte de la vibración de  “Sunday Bells” descansa en el trabajo de Alison a los teclados: pocas veces en un grupo en el que las guitarras tienen tanto peso (después de todo, vuestra música actualiza el jangle-pop de los años 80), este otro instrumento había sido tan importante. ¿Qué tipo de teclados usasteis, y por qué los elegisteis?

A: Se trata de un órgano Hammond propiedad de Ca Va, no recuerdo exactamente qué modelo o serie… Es enorme, y muy potente, sobre todo si lo conectas a un altavoz Leslie. Lo hemos usado en todos los álbumes: en “Profit In Your Poetry” puede oírse en “Girls Make Me Sick“, y en “Helping Hands” cobra especial relevancia en “Bluebells“.  Volver a tocarlo era una de las cosas que más ilusión me hacía cuando nos metimos en el estudio… También hay un “sinte”, creo que un Moog Voyager, propiedad de Brian McNeill, quien produjo el álbum con nosotros. (Me encanta trabajar con Brian: ¡Es un experto en teclados y trae todos sus juguetes al estudio!)

TSWL: Pregunta incómoda: En 2009, “React Or Die” fue elegido como el nº 93  en la lista de los mejores discos de la década por el influyente diario The Times. Sin embargo, fue el último disco que se publicó con el ultra-cool sello How Does It Feel To Be Loved, tras lo cual fichasteis con Damaged Goods, un sello discográfico históricamente vinculado con el punk. ¿Hubo alguna razón artística detrás del cambio, o fue debido a otros motivos? ¿Os encontráis más cómodos, de algún modo, con los segundos? Emm .. ¿Estoy siendo demasiado indiscreto?

A: Por lo que yo recuerdo,  Ian Watson (director del mencionado HDIF) simplemente prefería centrarse en su club, y fue él mismo quien nos animó a firmar con Damaged Goods… de cualquier forma,  me alegro de que el sello siga activo ¡Haiku Salut son muy buenos!

TSWL: Y ahora, la inevitable pregunta sobre el futuro: ¿Hay planes, por el momento, de dar una continuación a “Helping Hands“? Si nos fijamos en el ritmo constante de publicaciones que habéis mantenido hasta el momento (un álbum cada dos años),  ¡en 2013 deberíamos tener debemos nuevo álbum de Butcher Boy!

A: Definitivamente, no habrá un nuevo álbum este año, pero si puedo confirmar que recientemente hemos empezado  a trabajar en algunas canciones nuevas…  : )

TSWL: Para terminar, me gustaría que recomendarais a nuestros lectores una canción correspondiente a cada una de las categorías del blog. (¡No es necesario que estéis de acuerdo!)

* Revelaciones: una canción reciente que te entusiasma.

A: Me encanta “Red Sun“, de Anna Von Hausswolff. La escuché por la radio, volviendo  de Islandia en enero, en plena madrugada. Fue estremecedor escucharla en medio de la oscuridad… me dejó un poco “tocada” para el resto del día.

F: No puedo dejar de escuchar “Theme from PSB” de Public Service Broadcasting. Me anima un montón.

* Canciones Escondidas: ese tesoro oculto que todo el mundo debería descubrir.

A:Dying in Africa” de Nicolas Makelberge (la versión de Sally Shapiro es preciosa también). No estoy muy segura de lo que pienso de las letra, pero musicalmente es una de las cosas más pegadizas que que he oído nunca.

F:  La versión que hicieron Frank Black & The Catholics del “Changing Of The Guards” de Bob Dylan.

* Greatest Hits: Un clásico sin el que no podrías vivir.

A:So You Say You Lost Your Baby“, de Gene Clark.

F:  Desde la muerte de Bobby Sosa estoy todo el día escuchando el ‘Heart Of The City (Aint No Love)” de Jay-Z que samplea “Ain’t No Love In The Heart of the City“: por lo menos, una escucha al día.

* Guilty Pleasures: supongo que no hace falta explicarlo.

A:The Way You Do“, de Frida (de Abba). Alguien me hizo una copia de uno de los álbumes en solitario de Frida cuando era niña, porque me encantaba Abba. No estoy segura de si me gustaría el álbum, si no fuera por toda esa nostalgia de la niñez, pero el caso es que sigo escuchándola… Me parece que la escribió Bryan Ferry.

F:Sea, Sex & Sun” de Serge Gainsbourg. El último Serge, en sus años disco. Mega-hortera, pero de alguna manera el Baudelaire de pop está parodiando ese sonido.

TSWL:Muchísimas gracias a los dos por vuestro tiempo para contestar a unas preguntas (tan largas) ¡y muchas gracias especialmente por esas canciones que tanto nos gustan!

Cover me with the rain that is billowing down upon your dizzy town. Where the mornings swell with Sunday bells and the poppy wreaths are stubble in the fields.
Cover me with the rain that is needling down upon this dizzy playground. Are you well now? Can you tell me why the wires touch and the mirror rusts?
YOU CAN AND DO!
The car will follow you soon, to bury me, to carry me home, or leave a body blue. The wall will fall on you but we both will bruise.
I’m so solemn on the other side, I try not to look but the morning makes me cry. So should my colours show?
WELL EITHER THEY DO OR THEY DON’T!
Our lips click like lucky pennies. The car will follow you soon, to bury me, to carry me home, or leave a body blue. The wall will fall on you but we both will bruise.”

7 pensamientos en “Sunday Bells – Butcher Boy

  1. Enhorabuena por las 200 entradas! Cómo pasa el tiempo, no somos nadie…
    Muy bonita la canción por cierto

    • ¡Muchas gracias, Mogkumo!
      Y no, no ha pasado tanto tiempo: el próximo 26 de octubre este blog cumplirá tan sólo su primer año. El tiempo no corre tan deprisa, somos muy jóvenes, y ante nosotros se extiende un futuro plagado de estrellas…

  2. Qué majos. Y tú, qué periodista musical estás hecho. ¡Pies de plomo! que en la profesión hay baldosas peligrosas que te vuelven gilipollas. Ya en serio, qué guay, me alegro un montón. Y ahora, a escuchar esas canciones escondidas, que todos sabemos que en realidad era lo que querías saber de ellos –y de todos los músicos que te gustan.

  3. Sea, Sex & Sun… ¿guilty pleasure? Pues entonces yo también soy culpable. Felicidades por la entrevista. Sabe a más.

    • 100 % de acuerdo con ese comentario. Le perdono a Findlay lo de meter a Gainsbourg como Guilty Pleasure sólo porque mi devoción por Butcher Boy roza lo paranormal, que si no es por eso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s