Home

Para ser sinceros, hasta hace muy poco no conocía a este chico llamado Matt Costa. Ha tenido que ser uno de los suscriptores de este blog quien a través de su web de suculentas recomendaciones musicales me pusiera sobre la pista, y me descubriera no sólo uno de los discos más adictivos de los que se han publicado este año, sino a un artista al que vale la pena escuchar. Así que tomad nota, queridos lectores: ¡Adoro las recomendaciones!

A ver, tenéis que entenderme: si os digo que Costa es un antiguo profesional del skate que empezó a tocar la guitarra a los 12 años, y que en 2003 publicó su primer EP bajo el padrinazgo de su amigo y guitarrista de No Doubt, Tom Dumont (disco que luego se reeditaría en el sello Brushfire de ese surfero-guay llamado Jack Johnson) no me vais a hacer ni puñetero caso. Ahora bien, si os digo que entráis en una página web y os encontráis con una lista provisional de mejores discos del año, y veis que el primero es el “Cabinet Of Curiosities” de Jacco Gardner, y el tercero el estupendo álbum de Foxygen, creo que es bastante comprensible que uno acabe haciendo click sobre el segundo de los que ocupan del podio, titulado justamente con el nombre de su autor… ¡Sorpresa!: es pronto para decir si merece ese lugar o no, pero desde luego el pop de inspiración sesentera contenido en el último lanzamiento del californiano Matthew Albert Costa se disfruta del tirón, y de qué manera.

No me atrevo a poner etiquetas, porque probablemente no acabarían por explicar muy bien la gracia del disco, pero aún así, voy a intentar acotar un poco por dónde van los tiros, que son muchos, y a muchos blancos… Evidentemente, es un álbum hecho mirando al retrovisor, pero que nadie espere encontrar aquí la melancolía folk que se podía percibir en su anterior “Mobile Chateau“, porque salvo algunos temas puntuales (“Laura Lee“) los aires pastorales han cedido terreno en favor del twee-pop y las canciones radiantes. Y sí, puede que la deliciosa “Eyes For You” siga el mismo patrón nostálgico con el que estaba diseñado “Piledriver Waltz“, el tema firmado por Alex Turner en solitario para la banda sonora de “Submarine” (o sea, que gustará a los fans de Bill Ryder-Jones); pero a quien más va a gustar este disco es (blanco y en botella) a los seguidores de los últimos Belle & Sebastian. No es casualidad: Matt Costa se acercó hasta Glasgow para contar con la producción de Tony Doogan (el hombre detrás de los primeros discos del supergrupo de Stuart Murdoch), y si canciones como “Loving You“, o esta “Shotgun” recuerdan más que poderosamente a la versión más exultante y desinhibida de aquellos, probablemente es por el enorme peso que ha tenido en lo musical el acompañamiento de Stevie Jackson, Bobby Kildea y Chris Geddes: guitarrista, bajo y teclista, respectivamente, de la banda firmante de “Dear Catastrophe Waitress“.

Por si esto no fuera suficiente, lo que llega a nuestros oídos desde “Matt Costa” (el disco) es el catálogo casi completo de bandas que han influido a los escoceses: Nick Drake en temas como “Early November“, los mismísimos Love en la espectacular “Clipped Wings“, e incluso ecos (“Silver Sea“, “Golden Cathedrals“) de los Simon & Garfunkel menos tímidos. Vale, Bob Dylan y su armónica no son exactamente el tipo de influencia que uno esperaría encontrar en un disco así, pero también hay sitio para ellos, en la bonita “Ophelia“.

Vamos entonces con la que probablemente sea una de mi canciones favoritas del disco. Que no os engañen las guitarras hawaianas de los primeros segundos, que el exotismo cede pronto paso al pop más arrebatador: “Shotgun” echa el ancla más cerca de las doradas playas de California que de las orillas brumosas de Escocia, pero podría decirse que la chispeante producción del tema acerca como nunca la soleada influencia de Brian Wilson (esos coros), a ese pop perfecto que llevan décadas destilando en la nación más septentrional de las Islas Británicas. Tiene todo lo que me gusta: palmas dobles, ritmo upbeat, estribillos exultantes, y todos esos arreglos (cuerdas y metales) deluxe… Y además, podéis descargarla de forma legal y gratuita aquí: qué mejor forma de esperar al siguiente post, que a lo tonto hará el número 200 de esta (un pelín sui generis, sí) colección de canciones. Algo haremos para celebrarlo.


“I‘ve got a feeling right now but it’s so hard to choose
Which way to go and what to do
All the winners I know were just born to lose
Don’t know who you can look up to
People walking around, they’re just gambling fools
Place your bets and pay off your dues
Some are for peace, some are for war
I just sit and try to ignore it

A new situation will face you at dawn
You can just fake it, who’ll say you’re wrong?
It’s hard to have faith in
(Who’s going to say they’re not insane?)
When all your role models made it on a shotgun vacation

Un pensamiento en “Shotgun – Matt Costa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s