Home

Mirad este vídeo que os adjunto a continuación, pero hacedlo teniendo en cuenta tres consideraciones:

1) Pertenece al Festival de Eurovision de 1980, celebrado en la ciudad de La Haya: todos aquellos a los que el sólo nombre del festival les produce alergia deberían omitir por tanto el visionado, si bien estarían cometiendo el grave error de ignorar uno de los temas más brillantes (y sorprendentes, para lo que el festival era en esos años) jamás presentados al certamen. Tan sorprendente que esta canción con la que Bélgica concurrió al concurso quedó tercera por la cola, sólo por encima de Marruecos (¡!) y Finlandia.

2) Haceos un favor y saltad al segundo 50: la total ausencia de ritmo y el escaso sentido del espectáculo sólo son comparables a los de una gala de entrega de los Premios Goya, y además no se entiende nada de la parrafada de la estática presentadora belga…a menos, claro está, que sepaís holandés. (En aquellos años, en lugar de poner una maciza envuelta en plumas y un maromo que no lo necesita, un presentador de cada país se encargaba de prologar el tema: Mari Cruz Soriano hizo lo propio con “Quédate Esta Noche” de los españoles Trigo Limpio).

3) ¿Quién dijo que los belgas son aburidos? No contentos con una letra deliberadamente kitsch y llena de referencias al propio festival, el tema se permitía un último guiño eurovisivo en la coda final del tema, que ilustra muy bien la surrealista propuesta de este trío que tan brillantemente supo combinar humor y electrónica avantgarde…¿Cómo describirlo?… ¿La Trinca meets Kraftwerk? Venga, deeeeeeeentro vídeo:

No está mal ¿eh? Claro, luego habríamos de ver propuestas mucho más surrealistas sobre el escenario del defenestrado concurso, pero poniéndolo en su contexto (¡sólo dos años después de la publicación del “Die Mensch-Maschine” de Kraftwerk!) no deja de asombrar el valor que le echaron Marc Moulin, Dan Lacksman y Michel Moers. Imagino que el público que llenaba el Centro de Congresos de los Países Bajos aquella noche del 19 de abril de 1980 tampoco supo muy bien como encajar aquello…

Formados en 1978 como un broma, el trío Telex supo mezclar como pocos (¿Como quien más? ¿Como los de Düsseldorf?) actitud punk, irreverencia y música electrónica experimental: su desapasionada versión del clásico “Rock Around The Clock“, con una sección rítmica prácticamente protagonizada por el secundero, no os dejará indiferentes. Lo mismo podría decirse de la ultra-ralentizada versión que hicieron del célebre “Ça Plane Pour Moi“, aparentemente (y digo bien cuando digo “aparentemente”) popularizada por  su compatriota Plastic Bertrand.

Moskow Diskow” es sin duda el gran éxito del grupo ¡y con razón!: esta especie de tren-bala circulando por las vías del “Trans Europa  Express” formaba parte del que probablemente sea el mejor disco del grupo (en teoría, las bromas es mejor no llevarlas demasiado lejos, pero su discografía llegó hasta los 6 largos, compilaciones y remixes aparte), un debut titulado “Looking For Saint Tropez“. Publicado en 1979, incluía además de estas tres canciones mencionadas anteriormente, la adictiva “Twist A Saint Tropez” (efectivamente, un twist tal y como lo entenderían los DAF), o una avanzadísima “Pakmoväst” que muy probablemente escucharon unos adolescentes de Detroit llamados Juan Atkins, Derrick May, y Kevin Saunderson antes de conformar las bases de un nuevo género llamado techno: como para no tomarlos en serio.

Para todos aquellos que quieran descubrir un grupo interesante, más allá de la broma, una recomendación: el recopilatorio “Ultimate: Best Of Telex” es una magnífica manera de entrar en el particular universo del grupo, y en él pueden escucharse canciones como “On The Road Again“, por la que, cuando menos, serían merecedores del título de héroes del vocoder; su particular revisión de “La Bamba“, o la canción con la que comenzaba esta entrada, “Eurovision“. No, sintiéndolo mucho, no está “Temporary Chicken“, ese tema suyo de 1986 sobre un hombre que busca trabajo de forma desesperada, y al final sólo lo encuentra en forma de curro a tiempo parcial, enfundándose un traje de pollo: y yo que pensaba que los inigualables Sparks estaban solos en Marte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s