Home

“Si le pides a un ordenador que te haga una canción, te sale esto”. No puedo evitar acordarme de la afortunada sentencia de mi cuñado V. a propósito del “Fifteen” de Goldroom que tanto me hizo disfrutar el verano pasado, y supongo que no lograré sacudírmela de encima cada vez que en un momento de debilidad vuelva a escuchar el tema de Du Tonc: ahí está, sobrevolándome en círculos como un buitre hambriento, la terrible presencia de la culpabilidad. Mierda, no puedo evitarlo: me gusta “Darkness“.

Du Tonc es el proyecto recién conformado por el DJ y productor australiano Matt Van Schie (miembro fundador de la banda Van She), y el músico londinense Mighty Mouse: si atendemos a su perfil de Soundcloud, apenas siete meses y tres canciones, no hay más.  La falta de perspectiva y lo poco que sabemos del futuro del dúo deberían ser suficientes para disuadirnos de lanzar afirmaciones de las que luego arrepentirnos (ah, el entusiasmo, ese arma de doble filo…), pero, diablos, si lo miro por otro lado, ni uno ni otro deberían ser impedimento para disfrutar sin complejos de un proyecto diseñado astutamente para conquistar las pistas de baile.

Lo que estos chicos hacen, en realidad, está más visto que el tebeo, pero funciona. Hunden el pico en el filón de los sonidos más clásicos de la música disco (esas i-rre-sis-ti-bles líneas de bajo…) y ese synth-pop melancólico que me resulta tan fascinante, aquí encarnado en la voz de Matt: uno tiene sus debilidades, y francamente, así no hay quien mantenga la pose.

De momento ya cuentan con la bendición de The Magician, un remezclador que a lo tonto se ha hecho bastante famosete (gran culpa de ello lo tiene su adictivo remix para el “I Follow Rivers” de Lykke Li, gracias D.), y de prácticamente toda la blogosfera. Así funcionan las cosas ahora: tienes tres canciones y puedes ser muy famoso, sin haber siquiera sacado disco. Luego sacas el disco y no se lo compra nadie, y acabas tirado en una calle, bebiendo a morro de una botella mal disimulada en una bolsa de papel marrón… Vale, me he pasado de frenada.

Darkness” fue la pista que los puso en órbita, y con razón: suena a como si a “Superguay” de La Casa Azul le bajas los beats, convirtiendo la euforia en melancolía; métele unas segundas y terceras voces a a su reluciente continuación, llamada “Surging Memories“, y tienes una canción que podría haber colado perfectamente en el fardón “Dystopia” de Midnight Juggernauts (me temo que del último ya no soy tan entusiasta, ya hablaremos otro día del asunto, si hay tiempo y ganas…). La última pista que hemos podido escuchar de Du Tonc se llama “Rise” y quizás no es tan chula como las anteriores, pero, qué demonios, se deja bailar ( a fin de cuentas,  hay momentos en los que fusila el “Blue Monday” de New Order, un truco que SIEMPRE funciona), y pinta buenas expectativas para el debut del dúo.

En fin, que nadie busque propiedades demasiado alimenticias en “Darkness“, que no las tiene, pero el disco-pop de este grupillo es como esa bolsa de chucherías que tan rica te sabe de vez en cuando, y a diferencia de aquella, no deja secuelas de las que arrepentirse luego. Más bien al contrario: esto ha sido creado, y qué bien funciona,  para quemar calorías.

All the sounds of sabotage
in-decision proves it all
when there’s no-where left to go
we will climb the highest wall
through this city we’ll stand tall

All I need is the road I’m walking
and all you hear is the words you’re talking
I don’t care if you think it’s broken
no I won’t stop until it’s wide open!

Anuncios

Un pensamiento en “Darkness – Du Tonc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s