Home

Ni una risa. No admito siquiera sonrisillas, fuera esa mirada de condescencia. Y no, me niego con todas mis fuerzas a incluir alguna de las canciones de las que contenía “Hunting High And Low“, el disco de 1985 de los noruegos A-ha, en la risible categoría de Guilty Pleasures. Que a partir de “Stay On These Roads“, la cosa se saliera de madre, no lo discuto. Que el disco de debut  del trío conformado por Morten Harket,  Magne ‘Mags’ Furuholmen y Pål Waaktaar es uno de los mejores de la década de los ochenta – incomprensiblemente para mí, esto aún me costará muchas discusiones a lo largo de toda mi vida- está, sencillamente, fuera de toda duda.

Empecemos por el principio: formado en septiembre de 1982, y después de innumerables intentos por conseguir un contrato discográfico (las idas y venidas entre Londres y Oslo con tal objeto son constantes en esos primeros años), finalmente el grupo consigue firmar con Warner Bros. en diciembre de 1983. Algo verían en ellos (que los de Decca, la primera opción del trío, no supieron ver), si bien los frutos no fueron tan inmediatos como esperaban: en octubre de 1984, se publica el primer sencillo de la banda, una canción que con el título de “Take On Me” remodelaba una vieja composición de Paul y Magne originalmente denominada “Lesson One“. Se venden tan sólo 300 copias: como para imaginar lo que vendría después.

Convencidos del potencial del tema, en 1985 se lanza una nueva versión de aquel primer single, convenientemente remasterizado y con un productor distinto. Debería haber bastado (le pese a quien le pese, esa canción ya forma parte de la historia de la música pop) pero por si acaso se acompañó el lanzamiento con un vídeo en el que se hacía uso de una innovadora técnica que mezclaba escenas reales con animación en blanco y negro. ¿De verdad hace falta que lo diga? Probablemente uno de los video-clips más importantes de la historia del formato, y por ende, el vídeo que convirtió a A-ha en uno de los fenómenos más importantes del synth-pop de la década.

Hunting High And Low“, el disco que publican en octubre de ese mismo año, lo tenía fácil para ser un éxito planetario, y efectivamente arrasó. Se vendieron más de diez millones de copias del álbum, pero lejos de ser un trabajo chapucero, incapaz de disimular la falta de canciones que brillaran con la luz rutilante del primer single (podría hacer una lista sólo con discos de este tipo), el disco deslumbra con una colección de canciones que para si quisieran muchos. Eso puede explicar que aún se alcanzara el nº 1 en numerosos países del mundo con otros dos sencillos extraídos del álbum: la canción que precisamente le da título, y ésta que es mi favorita de entre todas las canciones creadas por el grupo, “The Sun Always Shines On T.V.“.

Ok, el tema incurre en todos y cada uno de los delitos imputables al trío: excesivo, afectado y desde luego nada sutil. Pero mierda, es brillante como lo fueron pocas canciones de la década más excesiva, afectada y poco sutil de la historia reciente de la música pop. La voz de Morten es engolada, y probablemente su propensión a la épica acabaría por despeñar al grupo poco después, desde tanta grandilocuencia, por el abismo de lo infumable, pero en este tema sus desmanes operísticos serían capaces de derretir un fiordo. Escrita por Waaktaar a partir del comentario de un presentador de televisión (según dice la leyenda, un día lluvioso en que veían la tele desde la habitación de su hotel en Londres el tipo debió de soltar algo así como: “Es un día lluvioso, pero como siempre, el sol siembre brilla en la televisión”) se supone que la canción es una crítica a la influencia de este medio en la vida de la gente corriente…. Humm, no sé si se puede tomar muy en serio, pero desde luego, el resultado es espectacular: una balada que deviene en subidón (esos coros, esas guitaras, esa furiosa sección rítmica…) de los de ventilador a tope y pelo suelto.  Su éxito nunca podrá eclipsar al de la línea de sintetizador más famosa de los 80, pero fueron cinco millones de copias vendidas sólo del sencillo, y tantas versiones posteriores, a cargo de los grupos más variopintos, que sería imposible enumerarlas todas. ¿A-ha unos One Hit Wonder? Por Dios, escuchaos otra vez ese primer disco. Y si no (admito la posibilidad de que después de leer esta entrada, lo de A-Ha os siga pareciendo una chufla), al menos dadle al botón de reproducir de abajo: “The Sun Always Shines On T.V.” es más grande que la mismísima vida.

Touch me
how can it be
believe me
the sun always shines on t.v.
hold me
close to your heart
touch me
and give all your love to me
to me

Anuncios

4 pensamientos en “The Sun Always Shines On T.V. – A-ha

  1. y the living daylights?? otra canzionzaca

    yo quemé el walkman escuchando stay on these roads.

    Las tias llevaban hombreras y flequillos con tupé. Los tios nos remangabamos los pantalones. Y no pasaba nada.

  2. Totalmente de acuerdo con Pablo, The Living Daylights es quizás de las mejores canciones de James Bond junto con A View To A Kill de Duran Duran (insuperable para mi gusto).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s