Home

No conocía a los Candy Claws hasta hace bien poco, pero un vistazo al perfil que tienen en Bandcamp, a raíz de la escucha de su flamante tercera referencia en largo (cuarta si contamos ese “Two Airships / Exploder Falls” que se postulaba como banda sonora alternativa para el documental de Werner Herzog “El Diamante Blanco”), me ha hecho descubrir que el artwork de todos sus discos parece basado en portadas de cuentos. No es sólo una elección estética: realmente hay mucho de cuento en la música que produce el trío de Fort Collins, Colorado; y moldeado como he sido por una continuada exposición a la literatura infantil más clásica, lo digo en el mejor sentido del término: el cuento como el fascinante lugar, a veces temible y en algún caso hasta terrible, donde tienen lugar nuestros más maravillosos sueños.

“Ceres & Calypso in the Deep Time” no disimula sus ambiciones. Para empezar, los miembros de la banda (en los papeles de Ceres, Calipso y el Tiempo Geológico, respectivamente) lo definen como una inmersión en la era mesozoica, la de los grandes dinosaurios, llegando incluso a dividir en lotes el cancionero del disco: los cuatro primeros temas se identifican con el Triásico, lo que va de la quinta a la octava pista es el Jurásico, y las últimas cuatro canciones conforman el Cretácico. Con un par. Para más inri, cada uno de los temas parece que tuviera dos títulos, porque se vinculan con un número igual de poemas de una tal Jen Morea, lo cual al final es un poco confuso, pero bueno; hasta aquí el capítulo de excentricidades y hippismos, que desde luego no quitan ningún merito al resultado musical.

Para dar una aproximación al sonido de la banda, voy a hacer un corta-y-pega de la propia definición que da el grupo (Ryan Hover, Karen McCormick, Kay Bertholf) de su música. Por una vez, y sin que sirva de precedente, las rimbombantes habituales frases de promoción se ajustan bastante bien al producto que venden:

Candy Claws explores the wonders of our natural world through the lenses of mid-century lounge music, 60s pop, 70s nature documentary soundtracks, a single 80s drum fill, 90s shoegaze, and modern sampling techniques

¿Se entiende bien, no? Vamos, al menos lo que hay que entender: que esto es un batiburrillo generoso en capas, referencias al mundo natural e influencias apenas escondidas. Así, nada más abrir el disco, la asociación con los My Bloody Valentine de “Loveless” es inmediata, merced a la dulce saturación de “Into the Deep Time (One Sun)“. Pero tampoco diría que el suyo es el enésimo disco de homenajea al legendario disco de los de Dublín, sino más bien que este es sólo uno de los palos que tocan: así, cuando se ponen en plan retro -“Fern Lake (Illusion)” o “Fallen Tree Bridge (Brave Rainbow Rider)“- suenan como unos The Postmarks (algún día escribiré sobre este grupazo de Florida) producidos por  Dave Fridmann. El mismo productor parece andar detrás de muchas de las canciones: “Transitional Bird (Clever Girl)” tiene más de un punto de tangencia con la exuberante “Pompeii am Götterdämmerung” (The Flaming Lips), y otro tanto podría decirse respecto a algunos temas de Mercury Rev. La cuota contemporánea la aporta una “Pangaea Girls (Magic Feeling)” cuyas estrofas seguramente gustarán a Jack Tatum (los estribillos pertenecen más bien a The Ruby Suns).

Y como esto es un blog de canciones, vamos a quedarnos ahora con una, aunque ya digo que está difícil: en la felizmente complicada “Fell In Love (At The Water)” se muestran igual de soñadores, diría que casi hasta cinematográficos. El tema es un laberinto de voces y texturas en el que perderse por el mero placer de contemplar la belleza de su diseño, en el que cada acorde parece establecido para recordar que en música, ni está todo inventado, ni deja de ser verdad que cualquier cosa es posible. Esta vez, el término está más que justificado: dream-pop de manual. Mesozoico (eso dicen) y muy recomendable, además.

Zigzag of dragonflies
Deep rises of light in uneven wings
Brown and green
Shallow stream
New sudden life arrives
At the edge to drink
Red clay-colored
Clouds low
Ferns gingkoes cycads
Horsetail reed beds
Many places the wind finds
A music is easily made

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s