Home

Proponen los del programa “180 grados” de Radio 3 a sus oyentes que sugieran para un programa especial “canciones para viajar“, y en mi mente salta como un resorte esta canción de Imperial Teen. Qué cosa tan extraña es la  mi memoria: a menudo se muestra completamente incapaz de recordar la conversación que acabo de tener, y sin embargo en cuanto me saqué hace unos años el carnet de conducir (a la cuarta, y ya mayorcito) no tuvo ninguna dificultad para rescatar del olvido esta joya de pop infeccioso que despuntaba en el disco “On” que Merge Records publicó en 2002.

Imperial Teen son (y recalco ese “son” en tiempo presente, porque aunque les perdí de vista hace muchos, en 2012 su disco “Feel The Sound” volvió a hacer que se hablara  de ellos) una banda de San Francisco, especialistas en un indie pop chicloso y adictivo. Sólo tengo un álbum suyo en casa, justo el mencionado más arriba, y mira tú por dónde, que gracias al  chispazo mental desencadenado por el programa de radio, me he puesto de nuevo el disco (hacía mucho que no lo hacía, la verdad) y me ha encantado descubrir lo bien que ha aguantado el paso de una década.

La fórmula de Imperial Teen es de manual, pero no por eso deja de ser efectiva: ecos sesenteros, dúos chico-chica, algo de power pop, un toque new wave y un acercamiento en momentos puntuales al rock, con la vista puesta en la pista de baile. “Ivanka” es una bomba infalible que me hace pensar, sí o sí, en la inmensa “Cannonball” de The Breeders (¿se trata de una simple coincidencia en las notas del riff, o me traiciona el subconsciente, simplemente por el hecho de que telonearon en 2002 a la banda de Kim Deal y Tanya Donelly?), pero mi corazón es para el pop con (oh sí) palmadas de “Baby“: un pildorazo digno de los mejores B-52’s, para entendernos.

Y aquí es donde saltará la sorpresa para algunos (los menos puestos en este lío de nombres), porque vuestras cabecitas también van a empezar a dar vueltas al pulsar el botón de play: ¿Dónde he oído esto yo antes, de qué me suena? Venga, voy a ser bueno y no voy a dejar que os volváis chalados tratando de rescatar ese recuerdo: algún avispado creativo publicitario vió el filón comercial del tema, que finalmente sirvió como acompañamiento sonoro a un anuncio de coches. Del Seat Ibiza, concretamente, con marca y todo, para que se note que este blog no es un sitio medianamente serio.

El caso es que aunque dudo que ponerse a dar palmadas durante la conducción sea algo lejanamente aconsejable, y de cuyas consecuencias no me hago en modo alguno responsable, la verdad es que la experiencia de conducir escuchando este tema a todo volumen es sublime. ¿Será sólo porque en el dichoso anuncio salía gente de muy buen rollo al volante mientras la entonaban, o realmente algún día algún genio explicará el oscuro mecanismo que relaciona pop, felicidad y conducción? La primera explicación da más poder a la publicidad del que me gustaría reconocer, así que prefiero confíar en la segunda. Hasta que llegue ese día en el que alguien descubra la infalible fórmula del pop-para-conducir (por si sirve de ayuda , el secreto no está en escuchar el “A Cause Des Garçons (Tepr Remix)” de Yelle a todo trapo: precaución, amigo conductor), seguiré berreando como un descosido esos juguetones primeros versos:

Shake shake, va va voom vis a vis
Go go I do you, you do me
Take take I’ll call you sugarfree
Slow slow, I love you, you love me

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s