Home

Hay canciones con la fabulosa (¡y muy práctica!) capacidad de ponerte de muy buen humor incluso en el día más horrible: ésta es una de ellas. Se publicó en 2009, dentro del segundo disco “It’s Not Me, It’s You” de la famosísima Lily Allen, con el que la artista de Londres se enfrentaba al reto de demostrar al mundo que su propuesta iba más allá de ser “la-chica-que-se-hizo-famosa-gracias-al-MySpace”.

La cuestión es que, aunque no puede decirse que sea un gran seguidor de lo que hace esta chica, este acercamiento frívolo al country americano me resulta irresistible. No sólo en la medida en que saca partido de la desmitificación de un género proclive a las mayúsculas y demasiado obsesionado con la dichosa autenticidad, sino en cuanto su capacidad para mezclarlo con una temática del todo menos convencional. Aquí la historia es la de una chica que parece haber encontrado al hombre perfecto (me trata con respeto, me dice que me quiere, me llama quince veces al día , le gusta asegurarse de que estoy bien) salvo por un pequeño detalle: el tío es un desastre en la cama.

Y claro, uno llega a ese estribillo (No es justo y creo que eres realmente egoista) … (Oh, se supone que debe importarte, pero nunca me haces gritar, nunca me haces gritar) montado sobre un ritmo trotón que flirtea sin disimulo con el kitsch, y casi resulta inevitable que se te ponga una sonrisa de oreja a oreja. Y donde otros se hubieran estrellado en un intento ridículo de acercarse a un género que no es evidentemente el que dominan,  Lily Allen saca fuerzas de la flaqueza y decide que no falte de nada de lo imprescindible: ni banjos hillbilly, ni armónicas, ni steel guitar. Todo, absolutamente todo eso está en “It’s Not Fair“, y aunque el resultado está realmente más cerca del pop que del country, eso no quita para que la pieza funcione como un reloj.

Dudo que los programas de la televisión norteamericana a los que el divertidísimo vídeo homenajea toleraran una mirada tan camp (ese vestuario, esos peinados, esas vacas y gallinas como parte de un atrezzo delirante) a la sacrosanta tradición, aunque más difícil  todavía resulta imaginar que una letra como “Oh I lie here in the wet patch in the middle of the bed, I’m feeling pretty damn hard done by, I’ve spent ages giving head” superara la censura esperable en ese medio. (De hecho, me consta que hubo que hacer una versión más “blanca” del tema, para un determinado tipo de audiencias más familiares). En fin, fans de (la música de) Dolly Parton: dadle al play, y dejáos llevar. La satisfacción, pese a lo que descontenta que se muestra Lily, está garantizada.

It’s not fair
And I think you’re really mean
I think you’re really mean
I think you’re really mean
Oh you’re supposed to care
But you never make me scream
You never make me scream

Un pensamiento en “It’s Not Fair – Lily Allen

  1. Pegadiza como el chicle, desde hace años no puedo decir “It’s not fair” sin que se apodere de mi esta melodía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s