Home

Me duele vivir en un mundo en el cual nadie ha oído hablar de Spearmint“. No lo digo yo, lo decía el personaje de Tom (Joseph Gordon-Levitt) en “500 Días Juntos”.  Lo transcribo para pagar desde el principio el obligado peaje que existe a la hora de hablar de Spearmint y la famosa cita en la peli indie que les sacó del anonimato, y también porque, aun sonando exagerada, la frase es una verdad como un templo.  Buscad esta canción en streaming  y veréis lo que quiero decir: ni en Soundcloud, ni en Bandcamp, ni en Grooveshark, ni en Spotify, ni en Goear, ni en Playlist, ni… he sido capaz de encontrar este tema, que sin embargo debería escucharse a un volumen irracional en todas las fiestas dignas de merecer ese nombre.

A priori, puede que la idea de sonar en 2003 como una de esas bandas del barullo brit-pop que les precedió 10 años, no sea lo que llamaríamos una apuesta sonora muy interesante. Claro que la cosa empieza a coger mejor pinta si decimos que en la banda de Shirley Lee (que es un señor, no una señora) suenan a la vez Pulp, Cinerama (“Julie Christie!“), Rialto, Belle & Sebastian, y hasta Prefab Sprout (buscad esa delicia llamada “Scottish Pop“: puro McAloon).

Vamos a ver como lo digo sin ponerme histérico: “Left Alone Among The Living” es una de las razones por las que empecé a escribir este blog. Así de claro, así de sencillo. No sólo por una cuestión de justicia con la ignoradísima banda de Londres, sino por una pura necesidad personal: o el mundo descubre  de una vez a este grupo, o me va a explotar un huevo. (Más o menos, como lo que decía el Tom de la peli). Es la canción que he reservado desde el principio para este post nº 100, es la euforia condensada en cuatro minutos, es Billy Elliot bailando en la calle como un poseso “Town Called Malice” de The Jam. Esta canción es el “Parklife” que nadie conoce, la hermana pobre de la trepidante “Lust For Life” que abría Trainspotting (Elige una vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas). Es pop, y a la vez es el northern soul de los mejores Belle & Sebastian (los de “Dirty Dream nº 2” o “The Boy With The Arab Strap“). ¿Aún no estáis convencidos? Bien, añadid a lo de antes unos speeches dignos de un Jarvis Cocker en plena forma. ¿Mejor ahora?

Pues eso. Que Spearmint deberían ser muchísimo más conocidos, y que si bien es verdad que serán recordados (o ni tan siquiera eso) como la banda que sonaba como las caras-B de Pulp, este tema sería su “Common People“. Ni está en su mejor disco (“My Missing Days” suena más guitarrero que “A Week Away” o “A Different Lifetime“, pero no es tan redondo), ni tendrá el éxito que se merece, pero en lo que a mí respecta, me declaro su fan más incondicional. Sólo os voy a pedir que os hagáis un favor: no la escuchéis en el ordenador del trabajo, en plan cutre, con el auricular chungo que os regalaron en el Altaria para ver una peli de Nicholas Cage. Haced como yo, ponéosla en el coche a un volumen insano, e intentad si podéis contener unas lagrimillas de euforia: os juro que no siempre he sido capaz, especialmente con ese glorioso “things you wanted to say” (1:50) que cierra el único estribillo del tema.

Bueno, creo que ha quedado claro que me gusta ¿no? Fans de Pulp que no habíais oído hablar antes de Spearmint: id a buscar un paquete de kleenex antes de darle al play.

6 pensamientos en “Left Alone Among The Living – Spearmint

  1. Vale, sé que nunca has sido muy fan de Blur, pero te aseguro que antes de llegar a leer “Parklife” iba a echarte una bronca en público que te iba a dejar dos dias sin poner un post. Bueno, uno, que vas con una carrerilla… [ ¿Cómo es que Blur no está en los tags? ]

    • Hummm..no sé. Tiene ese toque saltarín del Parklife, pero no diría que esta canción me recuerda a Blur.. Por cierto: sí que me gustan, pero no todo, es verdad. “Country House”, puede no me mate; por “Coffee & TV”, mataría yo

  2. Choose life. Choose a job. Choose a career. Choose a family. Choose a fucking big television, Choose washing machines, cars, compact disc players, and electrical tin can openers. Choose good health, low cholesterol and dental insurance. Choose fixed-interest mortgage repayments. Choose a starter home. Choose your friends. Choose leisure wear and matching luggage. Choose a three piece suit on hire purchase in a range of fucking fabrics. Choose DIY and wondering who the fuck you are on a Sunday morning. Choose sitting on that couch watching mind-numbing spirit-crushing game shows, stuffing fucking junk food into your mouth. Choose rotting away at the end of it all, pissing your last in a miserable home, nothing more than an embarrassment to the selfish, fucked-up brats you have spawned to replace yourself. Choose your future. Choose life . . . But why would I want to do a thing like that? I chose not to choose life: I chose something else. And the reasons? There are no reasons. Who needs reasons when you’ve got heroin?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s