Home

Sí, yo también soy uno de esos que no conoció a The Shins hasta que Natalie Portman nos descubrió al grupo de Albuquerque, en aquella película un poco sosainas y bastante pava llamada “Garden State”, cuyo principal reclamo era indudablemente la banda sonora (algo que acabaría derivando en un elevadísimo ratio de gafapastas en los patios de butacas). En fin, habían pasado ya tres años desde la publicación del debut del grupo , ese “Oh, Inverted World” en el que conviven cosas que me ponen de los nervios como “Your Algebra“, junto a monumentos como “New Slang“, y yo creo que pocas veces un grupo ha tenido una promoción tan buena como la que aquella película dio a los Shins de James Mercer. No me acordaba de la frase exacta, así que he buscado en internet lo que Natalie Portman le soltaba al protagonista, para que veais que no exagero ni una mijita. Era algo así como: “Escucha esta canción y cambiará tu vida”. Caramba, esto es Product Placement, y no lo que hacían con los cartones de leche en “Médico de Familia”.

Queridísima Natalie: aparte de estar bastante buena, y tener una cabeza XXL, eres un pelín exagerada (luego te llamo al móvil y si quieres lo discutimos. Mejor llámame tú, que estoy sin saldo). Cambiar, lo que se dice cambiar, yo no diría que me ha cambiado la vida. Si acaso, estoy dispuesto a admitir que su dulzura podría salvarme de un mal día, que hay más rayos de sol en esos apenas cuatro minutos, que en cuatro meses de Pamplona. Que si me pongo a pensar en cómo será el cielo, siempre me sale esta canción como banda sonora. Y que en el fondo, si realmente las canciones pudieran cambiar nuestras vidas, serían temas como éste los que hicieran de este mundo un lugar mucho mejor.

Perfecta para esos que necesitamos de vez en cuando asirnos a algo que nos reconcilie con la vida, la cancioncilla (no es despectivo: aquí el diminutivo es de lo más apropiado) es tan redonda que podríamos contarla sin miedo a exagerar entre lo mejor que le pasó a la década de los 2000. Con ese aire campestre que les acerca a Simon & Garfunkel, o los Belle & Sebastian más pastorales, “New Slang” es de una belleza paralizante. Y por paralizante quiero decir justo eso, que me resulta totalmente imposible hacer nada mientras esté sonando esa tibia melodía, circular, hipnotizante. Lo que decía al principio del párrafo: perfecta.

2 pensamientos en “New Slang – The Shins

  1. Sabes que soy fan de la rayada macarrónica y repetitiva, pero qué diferencia cuando la gente hace canciones Pop teniendo en cuenta lo que debe ser un tema Pop. Casi perfecta, diría yo, porque podrían haber cortado unos cuantos segundos de cada lado (concretamente, 38 por delante y casi 20 por detrás) y entonces sí que sería redonda.

    Me cabría alguna referencia al (lo siento, tengo que decirlo) malogrado Elliott Smith, pero todavía no te ha entrado, así qué…
    Bueno, al tiempo.

    Ah, y que sepas que mirando el código de la página puedo ver lo que has escrito bajo la foto de Natalie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s