Home

Con el tiempo,  se ha comprobado que la impresión que iban dando los Röyksopp conforme iba engordando su discografía, de ser sencillamente un grupo de pop electrónico con el que pasar buenos ratos, no distaba mucho de la realidad. Sus discos son un catálogo de hits capaces de propulsarte bien a la pista de baile, bien a las ensoñaciones cósmicas más remotas, pero sin abandonar nunca el carácter evasivo de la propuesta. Así que dando por bueno que en el caso de la música de dúo noruego no se trata tanto de experimentar, como de disparar las endorfinas, hay que reconocer que los tíos son unos máquinas en lo suyo, y han acabado por convertirse en uno de esos grupos de cuyos lanzamientos siempre estoy pendiente. Así que vamos a hablar mal de ellos, que no van a ser todo alabanzas:

1) Su imagen. Creo que no hay un grupo con pretensiones de parecer moderno que fracase tan estrepitosamente en lo que se refiere a su imagen. Las portadas de sus discos son sencillamente un despropósito, sus vídeos (El sucedáneo de Power Rangers que sacaron para este “The Girl & The Robot“, sin ir más lejos) dan cosica,  y lo de esa p*** manía  suya de disfrazarse, en promos y conciertos, es algo inexplicable.

Ultra-Yuyu (Lo peor es esa cara de tomárselo en serio)

2) “Senior“. En el capítulo de borrones y patinazos,  y descontando aquel horror llamado “It’s What I Want” que tanto afeaba el “Junior“, creo que sólo podría incluir el disco downtempo que supuestamente era el reverso reposado del anterior, y más bien sonaba como una indigestión de los Air más plomizos. No sólo le tengo una manía horrorosa, es que además creo que la canción más memorable del lote (“The Drug“) debería haber animado al sueco Axel Willner (The Field) a pedir la parte correspondiente a sus royalties.

Pero después del raje, vamos a decir lo que mejor hacen Röyksopp, mejor que ningún otro grupo en el mundo, y que no es otra cosa que buscarse colaboradoras, preferiblemente nórdicas. Svein Berge y Torbjørn Brundtland pueden presumir de haber encontrado a vocalistas capaz de poner en la estratosfera sus musiquitas de videojuego; artistas de relumbrón como Karin Dreijer Andersson (The Knife, Fever Ray) o la mismísima Robyn, que (lo escribía justo ayer) es algo así como la Madonna que los indies nos podemos permitir.

Bueno, pues es justamente la última la que imprime una fuerza brutal a esta maravilla, una epopeya ciberdélica de las que tan bien se le dan al dúo, llena de trucos más vistos que el medio tono de subidita al final en Eurovisión, pero -una vez más, pero yo diría incluso que mejor que otras veces- in-fa-li-ble. Que nos creamos que Robyn esté como una perra en celo mientras espera en casa a su robótico amor, al final es lo de menos: esta canción es prácticamente perfecta, y junto con “Only This Morning” y “Eple“, la cima más alta conquistada por el grupo.

3 pensamientos en “The Girl & The Robot (feat. Robyn) – Röyksopp

  1. Esa base, esa base!
    Además de lo estupendísima que es la música, no me puede gustar más la letra… I go mental everytime you leave for work…

    • La pobre Robyn anda en este tema con un calentón sólo comparable al de Rafaella Carrá en 5-3-5-3-4-5-6:

      “5353456 (na na nara na na na na)
      Pasa el tiempo y no puedo esperarte más
      mi dedo está, enrojecido de tanto marcar
      se mueve sólo, sobre mi cuerpo y marca sin parar.”

      Lo que pasa es que los Röyksopp hacen que suene más fino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s