Home

Ecos de Beach Boys y los mejores Simon & Garfunkel en una canción sencillísima que pone los pelos de punta. En realidad, el disco enterito del debut de la banda de Seattle era una pasada, y ese punto no tuvo discusión cuando Robin Pecknold y sus barbudos amigos irrumpieron en 2008, después de calentar durante unos meses a la crítica con su EP Sun Giant. La fórmula, en el fondo, no era demasiado novedosa, pero con unas armonías tan buenas, en el fondo te daba igual si esto-ya-lo-hacían-los-Pentangle, o si no te acabas de creer del todo lo de los disfraces de guardabosques. Les descubrí con “He Doesn’t Know Why“, pero fue este himno invernal el que puso a Fleet Foxes en las nubes, a mí de rodillas y a su sello (Bella Union) como la discográfica a venerar en mi particular altar de devociones.

La letra va de batallas y soldados muertos sobre la nieve, creo, lo cual ya dice mucho sobre el particular mundo del grupo. Y lo del vídeo, pues bueno, no deja de ser un cruce entre “Cristal Oscuro” y “Los Aurones”, pero tiene la gracia de estar realizado por el hermanísimo Sam Pecknold, que le ha cogido muy bien el tono pastoral a la canción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s