Home

“Come on feet, 1, 2, 3..” y ¡Catapúm! Empieza el subidón. Esta canción es una fiesta como no las había desde el “Ban Marriage” de los Hidden Cameras, cuando aún eran capaces de levantarte de la silla y ponerte a saltar con movimientos espasmódicos de cabeza. Ignoro por qué motivos una canción así no lo petó en todo el mundo, pero supongo que algo tendría que ver lo incorrecto que resultaba en 2008 ponerse a reinvindicar el dichoso britpop.

El caso es que “Little Death”, se mire por donde se mire, era una bomba. El disco de debut  de estos chicos de Reading recordaba al de los mismísimos Franz Ferdinand en cuanto a la falta de pretensiones: de lo que se trataba era de poner a bailar al personal, y vaya si lo conseguían. El resultado no sólo está a la altura del de Kapranos & cía, sino que puede presumir de ser unos de esos discos de los que casi la mitad de canciones podrían ser singles:   Ahí están “She Doesn’t Belong To Me“, “Knots” o “Mr. Understanding“. Y por supuesto, la joya de la corona, esta “Come On Feet“, infecciosa hasta decir basta, un chute de pop perfecto que podría asomar la cabeza sin reparos en ese lugar que queda entre el “Alright” de los Supergrass y el “What a Waster” de los Libertines. Si es que existe algo así, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s