Home

Sí, ya lo sé: una escucha superficial a lo que sigue podría inducir a pensar que ya estoy una vez más, recayendo en esa cosa que en España llamábamos tecno-pop no hace tanto años, y ahora denominamos con la categoría (mucho más internacional y chic, dónde va a parar) de synth-pop. Podría justificarme diciendo que no puedo evitarlo: esto del blog no deja de ser una exposición pública de debilidades, y el género que nace de la vampirización de la electrónica por parte del pop podría ser considerado con justicia la mayor de las mías… (Tampoco hace falta que lo proclame a los cuatro vientos: basta un repaso a lo publicado en este rinconcillo de la blogosfera para darse cuenta). Y sin embargo, la canción de la que quiero hablar hoy no acaba de encajar del todo en el molde synth-pop, y aunque evidentemente emparenta con el estilo, y de algún modo hay que acabar llamando a las cosas, a la vez se revela como una rareza llena de capas dignas de exploración…

Vamos pues con este grupillo australiano que me tiene bastante cachondillo (con perdón) últimamente. Se llaman Lace Courtain y es un trío (Mickey Young, David West, James Vinciguerra: suman tres) originario de Melbourne, que en el pasado mes de marzo debutaron con un primer EP bajo la tutela de los híper-molones DFA. Que se tratara de esta discográfica en particular tiene bastante lógica, y es que a fin de cuentas la música de Lace Curtain participa en la alquimia que hace de la música de baile, el pop y las ocasionales incursiones en territorios a priori algo lejanos (el krautrock o el synth-punk) sus principales ingredientes. Y no, no estoy exagerando: ¿No pueden rastrearse en “Good Intentions” las huellas de unos Joy Division atrapados en los ochenta mas sintéticos, como si a Ian Curtis no le hubiera dado por ahorcarse, y no hubiera hecho falta por tanto inventarse a New Order?

Falling (II)” es el avance de lo que parece que va a ser el próximo movimiento del grupo, un EP de cuatro canciones que con el título de “Falling/Running” va a constituir la primera referencia de los aussies en la familia Mexican Summer; y (esto es lo importante, y creo que no lo he dicho aún) es una pasada de canción: rara y en cierto modo atemporal, la pista es un trip de siete minutos en el que conviven post-punk, disco, dark wave y hasta psicodelia madchesteriana si me apuráis. Extrañamente accesible si atendemos a la estructura que lo sostiene (¿estribillo?¿dónde está el estribillo?), y abundante en zonas sombrías, el tema puede hasta bailarse, pero ojo que no es precisamente un himno playero de esos de brazos al cielo, sino más bien una canción intoxicada de tristeza en la que ensimismarse con gesto cabizbajo.

A ver, vamos a ver si lo explico mejor: imaginad una mezcla entre los ritmos sintéticos de Holy Ghost! de (cada día me gusta más) “Dumb Disco Ideas“, las guitarras cristalinas de Lockett Pundt (Deerhunter) en esos inmensos cuatro minutos finales de “Desire Lines“, y dadle por último el ligero baño lisérgico de unos Jagwar Ma a los que una mala elección de las drogas les hubiera provocado bajonazo en lugar de euforia. ¿Suena bien, no? Pues pulsad en el botón de abajo para iniciar la reproducción y veréis que, de bien, nada: esto suena de escándalo, y se va ahora mismo a mi carpeta de favoritas.

About these ads

Un pensamiento en “Falling (II) – Lace Curtain

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s