Home

Vuelven los noruegos Röyksopp a aparecer por esta páginas, esta vez con motivo de la publicación de una nueva canción que formará parte del volumen de esa serie bastante apañada, que bajo el título de “Late Night Tales” deja que artistas de reconocido prestigio compilen sus canciones favoritas, aquellas que reconocen  como sus mayores inspiraciones, o demuestren simplemente sus ganas de epatar al oyente sirviéndole una ración y media de lo último que esperaría escuchar de ellos. En el caso de Svein Berge y Torbjørn Brundtland (bendito CTRL+C / CTRL+V), su selección incluye, entre otras muchas cosas, temas de Vangelis o Popol vuh (no dejan de tener un puntito horterilla, sí, pero está bien que los Röyksopp no renieguen del lugar del que vienen), Thomas Dolby (NO, no es “She Blinded Me With Science“), XTC, el casi-famoso “In A Manner Of Speaking” de Tuxedomoon (curiosa elección para el dúo, más dado a los excesos que a la parquedad que identificaba a los de San Francisco ), una versión del “Ice Machine” de Depeche Mode para la que el dúo vuelve a contar con Susanne Sundfør, y un buen montón de nombres de origen escandinavo: no pinta mal; le daremos un par de escuchas cuando salga, vaya a ser que la recopilación les quede tan fardona como la que firmaron los Air en su momento, para la misma serie.

Daddy’s Groove” está evidentemente más cerca de los Röyksopp amodorrados de “Senior” que de los firmantes de la épica ciberdélica de “Junior“, pero a diferencia de muchas de las pistas contenidas en aquel primer disco, ni cansa, ni aburre. A ello contribuyen una mayor concreción en las ideas y la consecuente moderación en la duración, y la (bienvenida) novedad de que esta vez no se nos ha disfrazado de viejas ni de duendes, ni de Dios-sabe-qué para promocionar el tema, pero sobre todo las ganas que tenemos de que llegue de una puta vez el verano y podamos entregarnos a la mejor de las aficiones: la pachorra.

Y es que la palabra que mejor define este tema es Placidez: montad en vuestras máquinas del tiempo, y adelantad  tan sólo dos meses en el futuro. ¿Lo estáis viendo? Ruido de olas al fondo, calor, invitación a la siesta. La canción con la que se abre el “Late Night Tales” de Röyksopp es un masaje downtempo ultra-relajante, gracias a esos graves sintéticos que son como una mullida alfombra para la parte vocal, enmascarada con (está muy de moda últimamente) el uso de vocoders. ¿Chill-Out inofensivo en estos tiempos en los que deberíamos estar fabricando cócteles-molotov en casa? Pues que quereis que os diga: a mí, esto, de vez en cuando, me sienta de maravilla. Cerrad los ojos, dadle al play, y por una puñetera vez dejad vuestros principios en la arena, y dejaos llevar por la placentera sensación de deriva.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s