Home

El Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Australia tiene, entre otros cometidos, el control de la entrada en el país de drogas, esteroides, armas de fuego y especies protegidas. Del resto no puedo decir nada, pero en lo que se refiere a la primera de las mercancías arriba reseñadas, sinceramente creo que  sus responsables deberían de andarse un poco más al loro, porque la cosa lisérgica anda disparadísima últimamente. Basta poner la oreja para darse cuenta del revival psicodélico que anda sacudiendo al país de los canguros, y que abarca desde propuestas tan retro como las de Tame Impala, hasta sonidos decidamente noventeros como los de Jagwar Ma: música hecha con drogas la de los primeros, música que invita a drogarse la de estos últimos.

El caso es que, mierda,  justo ahora que acabo de animarme y comprarme por fin unos pitillos dignos de lucir ese nombre, no paro de ver señales por todos lados de que lo que va a volver es el sonido madchester y el (oh no, otra vez no) baggy style. Y ojo, que por aquí también ha habido contribuciones dignas de reseña: ahí estaba en 2011 la muy fardona “07:45 (Bring Me Back Home)” de los getxotarras (y muy majetes) We Are Standard, con la que parecían dar un volantazo al dance-punk-rock con el que tanto habíamos sudado y enfilar a, justamente, los siempre disfrutables y ácidos 90 de gente como Happy Mondays o los Primal Scream de “Screamadelica“.  Bueno, pues justo por ahí va la historia de este tema.

Justamente desde las antípodas de Getxo (lo reconozco, esto es una licencia literaria: vamos a dejarlo en “desde Sidney”) llega el dúo conformado por unos tales Jono Ma y Gabriel Winterfield. Los chicos ya habían dado que hablar  a finales de 2011 con su tema “Come Save Me“, una endiablada mezcla de sonidos sesenteros, psicodelia y música de baile, pero no voy a ir ahora de guay y de yo-lo-predije, que el tema lo he descubierto a raíz de la bombástica “The Throw“.

Al loro con esta canción, que va como un tiro a la carpeta de favoritas 2013. Adictiva (pese a su duración, algo por encima de lo que a priori podría considerarse aconsejable) hasta decir basta, el tema puede describirse muy bien con una palabra anglosajona: esto es un trip, un viaje alucinado y alucinante por el lado más colorista de ese pop con un pie en la psicodelia y el otro en la pista de baile ( y la mandíbula desencajada por los ácidos), que tan bien hacían Bobby Gillespie, Shaun Ryder, etc.

¿Os gustan las montañas rusas? A mí me encantan, y creo que la imagen es muy válida para “The Throw“. El primer tercio de la pista es esa subida traqueteante que te va poniendo atacado conforme pasan los segundos, y cuya función es (la anticipación es la mitad de la diversión ¿no?) prepararte para lo que viene después: a partir del 2:40 comienza una vertiginosa caída libre, llena de loops, subidas y bajadas de infarto y, sí, un subidón que durará hasta que el vehículo se detenga. Y claro, se puede ir agarrado al asiento de delante, pero es mucho más divertido si lo disfrutas como esta música exige: con los brazos extendidos al cielo.

About these ads

3 pensamientos en “The Throw – Jagwar Ma

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s