Home

Sé que soy minoría, pero las cosas son así: no acabo de pillarle yo el punto al muy loado último disco de los Chromatics. Ya me perdonarán ustedes, pero puestos a elegir, creo que acabo disfrutando más de ese “Themes for an Imaginary Film” firmado como Symmetry, que del reverenciado “Kill For Love” del equipo titular. La presencia de “Lady” en las listas de mejores canciones del 2012 de medio mundo resulta para mí un misterio tan insondable como la (excesiva) popularidad de un grupo  tan difícil como los Animal Collective, o que a Antony Hegarty se le considere el súmum de la sensibilidad moderna:  ceremonias colectivas que contemplo con respeto, pero en las que, siendo honesto conmigo, no puedo participar.

Dicho lo cual, y sabiendo que en tan sólo un párrafo  he conseguido soliviantar (sin pretenderlo) a un montón de fans, dinamitando de paso las escasas vías de difusión de este pequeño rincón de la blogosfera, voy a decir qué es lo que más me gusta de la ultra-hypeada banda de Johnny Jewel: “Tick Of The Clock“. Me gusta mucho. Una barbaridad.

Hay dos posibilidades a la hora de hablar de esta… ¿canción?: la primera de ellas es no hacer referencia a la película que la incluyó en su banda sonora, esa estilizada y ultra-violenta “Drive”  que convirtió a Ryan Gosling y su cazadora de escorpión en todo un icono cinematográfico. Bajo ese prisma, tendríamos que hablar de electrónica minimalista, y de todo un homenaje a  Moroder y esas bandas sonoras de bajo presupuesto que surgían de los sintetizadores de  John Carpenter.

Pero no, vamos a hablar de la canción sin desvincularla de esos asombrosos primeros diez minutos de “Drive”. Si el tema original, publicado en 2007 en el propio sello de Jewel (Italians Do It Better) dentro del Night Drive LP, alcanzaba los 15:45, aquí se recorta a una duración mucho más civilizada para acompañar al silencioso personaje del conductor de los nervios de acero, en el magistral arranque de la peli. Contención es la palabra, y no sólo en lo referido a duración: también en lo que se refiere a recursos expresivos. A fin de cuentas, lo que el tema parece contar no está lejos del discurso de ese tipo incapaz de hilar algo más largo que lo que sigue:

Yo conduzco. No hago nada más. No me quedo esperando a que tú planifiques el golpe, ni mientras lo das. Tú me dices dónde empezamos, dónde vamos, dónde iremos cuando terminemos, a qué hora es la cosa. Yo no participo, no conozco a nadie, no llevo armas. Yo sólo conduzco“.

Pues eso. Que “Tick Of The Clock” acompaña magníficamente, subraya, está ahí, mantiene la tensión, y sin embargo no es otro más de los paisajes atmosféricos habituales en el género, que sólo pueden ser entendidos acompañados de la pertinentes imágenes. El tema (que os podéis descargar  en formato .wav de forma legal dándole al “download” que incluye el enlace) es tan parco y silencioso como ese conductor que, lo que es decir, no dice gran cosa, pero ambos, a su manera, resultan terriblemente elocuentes. Es la banda sonora de la vida de un tipo que parece una estatua cuando no pisotea cabezas, el fondo sonoro de (sabíamos que iba a ocurrir, desde el principio) ese intento fallido de no volver a meterse en líos. Es el pulso del héroe que no quiere serlo, porque él no participa, no conoce a nadie, no lleva armas. Él sólo conduce.

About these ads

3 pensamientos en “Tick Of The Clock (“Drive” Movie Edit) – Chromatics

  1. musica en coche, para llevar puesta en un coche anguloso y chaparro, de esos que solian volar en el equipo A:

    otra supermacarra, que me gusta mucho:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s