Home

Hay un hombre en Suecia que lo hace todo, hay un hombre que lo hace todo en Suecia. Se llama Johan Angergård, y además de liderar en paralelo los proyectos de Club 8, The Legends, Acid House Kings y Pallers, aún le da la vida para dirigir el fantabuloso sello Labrador. No voy a volver a repetir lo del milagro del pop sueco, así que centrémonos en Angergård: suyas son las notas interiores del recopilatorio de The Radio Dept. “Passive Agressive. Singles 2002 – 2010” en las que comenta que, esta es, sin duda, la banda de la que más ha vendido el sello. Este hecho, que a priori no debería tener mayor trascendencia, es el que sin embargo explica la paciencia que han tenido con el goteo de referencias (tres discos en siete años y un puñado de EP’s) del grupo liderado por Johan Duncanson, o su tolerancia con los giros estilíticos del grupo.

Así, cuando en 2003 “Lesser Matters” puso el nombre de The Radio Dept. en boca de todo el mundo, hubo una cierta unanimidad en cuanto a las etiquetas: rara era la crítica en la que las alusiones al dream-pop, el shoegaze o los mismísimos My Blood Valentine no aparecieran. Blanco y en botella. Sin embargo, aunque quizá sea éste su disco mejor valorado por la crítica, yo creo que me quedo con “Pet Grief” (2006), donde el fuzz de las guitarras pierde en la misma medida en que ganan los sintetizadores, y la cosa da un volantazo hacia New Order y el pop melancólico de los mejores Pet Shop Boys. Palabras mayores.

Y ahora viene cuando mi pasión de fan se dispara y pierdo totalmente el sentido de la mesura: no sé si lo sabían, pero cuando los suecos compusieron “The Worst Taste in Music” estaban escribiendo su particular “Rent“. La comparación no es gratuita, ya que no sólo hay una similitud formal en ambas canciones, sino en el alcance emocional de las mismas. La melancolía que nos dejaban los ingleses con ese triste pacto (Yo te quiero, tú me pagas el alquiler) es tan devastadora como la que emana del consuelo que da el saber que la chica que nos dejó, se ha echado un nuevo novio, pero él tiene un gusto musical horrible.

Han pasado seis años, y escucho una y otra vez  “The Worst Taste in Music“, mientras me repito a mí mismo que Neil Tennant debería de probar a cantarla en uno de sus conciertos. Vuelvo a pensar en lo chulo que me parece simplemente el título de esa canción (¿El mejor de todo 2006?). Le doy de nuevo al play, y compruebo que, sí,  me sigue poniendo los pelos de punta.

“But he’s got the worst taste in music
If I didn’t know this I’d lose it”

About these ads

2 pensamientos en “The Worst Taste in Music – The Radio Dept.

  1. Brutal, qué bueno es el tío.
    Jo, escuchar a Radio Dept. me lanza a una velocidad de miedo al AKI, a esas noches currando hasta las 2 o 3, en un edificio casi vacío, con la única compañía de un par de pintores locos inmersos en un trance artístico en el departamento de al lado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s