Home

Este es el típico grupo al que al principio no haces el caso que deberías, cuando alguien te los descubre, simple y llanamente por que estás a otras cosas. Y de pronto, un día, probablemente mientras estás trabajando, te saltan estos tales Lower Dens en el iTunes, justo detrás de la última pista de Low. Y te acuerdas de que P. te los recomendó, y tratas de concentrarte en el trabajo, pero hey, esto no está nada mal, y entonces es cuando empiezas a prestarles la atención que se merecen.

Oriundos de Baltimore, Lower Dens es una de esas  bandas que no salen en las portadas de las revistas, pero a lo tonto, a lo tonto, están empezando a ser necesarios. Sólo dos discos les han bastado (Su debut de 2010, “Twin-Hand Movement“, y el “Nootropics” de este año) para que todo el mundo reconozca  el sonido grisáceo del grupo y la muy característica, por su androginia, voz de Jana Hunter.  Es como aquello que escribía el otro día a propósito del muy particular timbre de Peter Perret, el de los Only Ones, pero justo al revés. Repetid conmigo: LA cantante de Lower Dens.

Ni Christopher Walken ni un señor de Murcia: Una señora

El caso es que en este segundo disco, la banda es fiel a su sonido, pero han sabido potenciar aún más sus virtudes. Del disco de debut, me quedo de cabeza con  “Holy Water“, un hipnótico instrumental de esos que no abundan, por ser este un género habitualmente condenado a servir de material de transición entre pistas, cuando no directamente relleno. A puntito estuvieron esas guitarras afiladas cabalgando sobre un ritmo kraut de entrar en mi listilla casera de “Favoritas 2010″.  Bueno, pues en “Nootropics”  yo creo que han tirado justo por ahí: la electrónica ha ganado un mayor peso y los ritmos motorik infectan el conjunto. Sirva “Brains” como ejemplo, un trallazo incontestable y espasmódico del más puro (otra vez esa palabreja) kraut.  Pero tranquilos, que no voy a volver a soltar el rollo del rock con metrónomo, y  además, doy por sentado que es la parte que siempre os saltáis, así que vamos directamente  a las conclusiones:

Los nootrópicos del título son en teoría potenciadores cognitivos y estimuladores de la memoria, pero este tema nos hace sentir confundidos. “Brains” es un mantra obsesivo que nos contamina con sus drones electrónicos, es esa canción que nos da vueltas en la cabeza cuando a las seis de la mañana (Starting the day / Staying awake / Everything will change / While you’re asleep), el taxi hace su penúltima parada, justo al lado de casa de tu colega, dejándote sólo y con el entendimiento algo nublado. Esta es la canción que, definitivamente, debería de empujar a estos tíos a la primera fila.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s