Home

A-ma-nae-mo-ne-sia. He tenido que comprobar que lo había puesto bien, y mira que este año lo he visto escrito en el iTunes, con la de veces que habré escuchado esta canción. El caso es que el grupo estadounidense Chairlift decidió bautizar así a una de las pistas de su “Something“, y aunque en teoría no significa nada, la canción es tan chula que lo acabas coreando como si fuera una cosa importantísima y cargada de significado.

A Chairlift los descubrí un poco tarde, cuando el furor que despertó “Bruises” en los medios, al que en gran medida contribuyó su inclusión como fondo sonoro de un anuncio del iPod nano, ya estaba coleando. La verdad es que esa canción es tan adictiva que no me extraña nada: pop imbatible construido sobre una línea de bajo adhesiva como muy pocas, y la (inagotable) fórmula chico-chica que tantas alegrías nos ha dado en la historia del pop.

El caso es que este año Chairlif han dado un salto de gigante, y han pasado de ser “el-grupo-de-Bruises” a situarse en la primera fila del pop independiente. Su álbum de 2012 mira a los ochenta, con parada en algunos de los lugares comunes de la década sintética por excelencia, y ofreciendo una impecable inmersión  pop en la que los hits (“I Belong In Your Arms” o “Met Before“)  parecen más sencillos de lo que son en realidad  (en eso me recuerdan a Hot Chip, en ese talento para hacer que lo difícil parezca fácil), y se alternan con piezas más poliédricas. Y ahí es donde metería a “Amanaemonesia“: todo un anti-single aparecido en 2011 como avance del disco, en el que los continuos cambios de ritmo y las inflexiones de la melodía dinamitaban cualquier posibilidad comercial, o intento de baile. Pop desencajado que, sin embargo,  resulta terriblemente adictivo.

Así que no os despisten las letras de karaoke del vídeo, porque esto es pop ochentero de reflejos plateados, pero no es épica adolescente a lo  “Kim  & Jessie“. Y además, porque cantar como Caroline Polachek resulta bastante complicado: la chica tiene una amplitud de registros tal, que su voz es capaz de desplomarse en caída libre de los agudos más agudos, a las notas más graves en cuestión de segundos. Ríete tú del tipo aquel de Red Bull saltando desde la estratosfera.

About these ads

5 pensamientos en “Amanaemonesia – Chairlift

  1. Esta canciòn es increible y, además, está muy asociada al verano pamplonica. Como tu dices, adictiva de principio a fin. Porque yo no estoy para estos trotes y este año no hay actuaciones, que si no sustituiamos el baile milenario japones por este mono de lycra en nochevieja, ja ja ja.

    Mistaken for magic
    Mistaken
    For
    Magic

    • ¿Quién dice que no estás para estos trotes? Anda, y ya te me estás comprando el mono de lycra, jajaja.
      Gracias por el comentario, Cuñati: Es justo el tipo de cosas que uno necesita cuando se ve un sábado a las 9:30 de la mañana en el estudio.

  2. Esta canción le da mil vueltas a Bruises. A mi ese Pop taaaaaaan edulcorado me hace pensar en las partes rollo de “500 Days of Summer” o cualquier película indie ambientada en Toronto con actores que llevan gafas y no tienen amigos.

    Am I a monesia?

  3. Pues a mí no me gusta. La canción es un rollo, el mono le queda fatal y para gimnasia me quedo con la del “Call your girlfriend” de Robyn.
    Y los gallitos me parecen de la Shakira.

    Hale, ya me he despachao.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s