Home

Hace tiempo que sostengo una teoría: Hot Chip son los nuevos Pet Shop Boys.  En realidad, esa frase tiene más de titular rimbombante ( y en cierta medida, provocador) que de técnicamente cierta, porque creo que lo que en realidad debería de haber escrito es “Hot  Chip ocupan el lugar que antaño ocupaban los Pet Shop Boys”. Y es que de lo que hablamos, claro, es de música capaz de ponerte a bailar al tiempo que te está diciendo al oído (A quién no le gusta) lo inteligente que eres.

Aunque las diferencias en cuanto a sonido son evidentes (y no siempre lo son,  se podrían encontrar puntos de tangencia en más de un tema), si se comparan los primeros discos de los PSB con la producción de un grupo relativamente joven como es Hot Chip, en ambas bandas se encuentra el mismo interés por llevar el pop un paso más allá, con ingredientes a priori no tan distintos: Una enorme intuición melódica, un exquisito gusto para los medios tiempos, y una descacharrante y sanísima frivolidad. Oh, y el personalísimo timbre de sus respectivos vocalistas, reconocible a kilómetros.

Ambos grupos consiguen sonar, cuando se lo proponen, absolutamente modernos, pero aquí empiezan las diferencias: Al dúo Tennant – Lowe los podríamos considerar el paradigma de grupo capaz de sublimar el pop, dentro de unos cánones (el pop sintético de los ochenta) que prácticamente ellos inventaron, mientras que si por algo han destacado Alexis Taylor y compañía es por su capacidad de pervertir los géneros, si es que queda algo llamado género en estos tiempos de post-todo. Frente a una fórmula magistral que acusa el agotamiento (son casi 30 años destilándose) y flirtea directamente con el aburrimiento, Hot Chip son ahora mismo como una barra libre en la que todas las mezclas están permitidas: ¿Cómo le llamamos a esto: pop, electrónica…? Ni idea, pero es mucho más divertido. Casi duele admitirlo, pero más duele “Elysium“, creo.

En fin, puede que “Flutes” no alcance ochomiles como “Over & Over” o “Ready for the floor” (canciones así no se componen todos los días, supongo) pero debería figurar al lado de la definición de grower: Un tema que empieza como algo ¿tribal?, repetitivo y lúdico como sólo puede serlo un juego de niños, y que a la primera no sabes muy bien si te ha gustado, a la segunda ya te hace mover los pies, y a la tercera o cuarta se muestra en su verdadera magnitud. Exige algo de paciencia, pero “Flutes” finalmente es un tsunami que se lleva todo por delante. Hot Chip tienen pinta de nerds,  y Alexis canta raro, pero son los reyes del tecno-pop británico.

 

Actualización: Si sois de esos que se marean en el cine viendo una peli de Lars Von Trier, mejor haced click aqui:

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s